logo


Por Edel Blanco Duarte/ Radio Cadena Agramonte.
El intenso fuego causado por un sabotaje realizado en la tienda El Encanto, en La Habana, quemó su cuerpo aquel 13 de abril de 1961. Fe del Valle quedó calcinada, víctima de otro acto terrorista perpetrado contra Cuba por mercenarios pagados por la CIA.

Aproximadamente a las siete de la noche comenzaron a propagarse las llamas por el amplio centro comercial, y rápidamente se adueñaron de todo el inmueble provocando el derrumbe de las paredes.

Algunos sobrevivientes dicen que “Lula”, como cariñosamente llamaban a Fe, retornó a buscar los fondos que se habían recaudado para la construcción de círculos infantiles o que guiaba la salida de los trabajadores; el caso es que fue víctima de las acciones terroristas contra Cuba.

El odio y el dinero de quienes dictaban el destino de la nación antillana antes del 1ro de enero de 1959 impulsaron la concreción de aquella barbarie que apartó a una mujer de 43 años de edad de sus compañeros e impidió a dos niños, Robin y Erick, gozar por más tiempo del amor de su madre.

Con aquel sabotaje los enemigos de la Revolución quisieron demostrar, una vez más, su inconformidad con este proceso y su significado.

Trataron de difundir -como todavía ocurre- una política de miedo que creara caos y descontento entre la población y permitiera al gobierno estadounidense intervenir en la Isla, como había hecho antes en 1898.

Entre los autores intelectuales y físicos del siniestro no estuvo ni un solo analfabeto, ni un solo pobre cubano, que todavía en esa época, con la Campaña de Alfabetización en marcha, había por montones en ciudades y campos.

Los asesinos fueron individuos de bajos instintos que pensaron que, con vilezas de ese tipo, iban a variar el rumbo de aquel “cambio demasiado a la izquierda” que los ponía en sobresalto ante el peligro de sus intereses.

Pero Fe no murió para la historia cubana; inspiró e inspira valentía y coraje contra las injusticias. Ella se ha multiplicado y vive en cada federada, en cada miliciana, en cada mujer que defiende la Revolución. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *