logo

Por Elianis Cutiño López/ Radio Cadena Agramonte.

Experiencia del camagüeyano Santiago Lajes Choy en el IV Congreso del PCC.

La imagen de Santiago Lajes Choy siempre ha sido familiar para mí, y todos los que alguna vez pasaron por la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz.

Ese hombre, tan cercano y sencillo, desde muy joven tiene en sus manos grandes responsabilidades, como la de representar a la militancia partidista camagüeyana en uno de los Congresos más atípicos, el único celebrado fuera de la capital, en la Ciudad Héroe de Santiago de Cuba, en 1991.

“Fui como delegado al IV Congreso del Partido porque en aquel entonces me desempeñaba como secretario del núcleo de la Universidad; era muy joven y tenía muchísimas expectativas, pues era el año en que comenzaba el llamado Período Especial en tiempos de paz.

“Aquello fue todo un acontecimiento, los cubanos sabíamos que se había derrumbado el campo socialista y la Unión Soviética, y estábamos conscientes de que estábamos cercados por todos lados por el bloqueo norteamericano, que aún hoy no ha cesado”.

Y ante los ojos de aquel joven doctor, se hizo historia de una forma diferente:

“En aquel Congreso no hubo informe central. Fidel prefirió él mismo explicar con detalles a los presentes y a todo el pueblo, en qué situación real se encontraba el país y qué era lo que se avecinaba para nosotros.

“Fue también, en lo personal, muy interesante porque yo era un joven investigador y Fidel comenzó a hablar de algo que nos parecía ciencia ficción, y era de la necesidad de desarrollar la biotecnología, y en general, dar un impulso a la ciencia en el país con la creación de centros de alto nivel de investigación en Cuba.

“Mientras nosotros esperábamos que se hablara de los problemas y las limitaciones que teníamos, allí se hablaba de futuro, y si hoy tenemos tanto desarrollo para enfrentar esta pandemia y un sinnúmero de enfermedades, es también gracias a lo que en aquella cita se discutió.”

A 30 años de su experiencia, Santiago está consciente de que este 8vo. Congreso tiene la misión de ser tan progresista y crítico como en el que él participó.

Desde su puesto al frente de la primera Universidad creada por la Revolución, Lajes Choy continúa con la promoción del desarrollo científico y el crecimiento humano de alumnos y profesores.

Él, como militante del Partido Comunista de Cuba, sabe que es su propio ejemplo y su actuar diario, las formas más efectivas de ayudar a construir el país que queremos. (Foto: Tomada del perfil en Facebook del entrevistado)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *