logo

Por Dayessi García Sosa/Radio Cadena Agramonte

Extraordinaria ha sido la labor de un revolucionario que se estremece al hablar de historia, de amor, de Patria.

Activa vida ha tenido un hombre que con 80 años guarda en su arsenal el privilegio de participar en cinco congresos.

Y es que Evis Blas González Martínez comenzó en la dirección del Partido en el 1965, en la región de Amancio que en aquel momento pertenecía a la provincia de Camagüey, después en Guáimaro, Santa Cruz del Sur, Florida, luego en el Buró Provincial atendiendo la esfera agropecuaria y de los servicios y en el 1988 fue el presidente del Poder Popular en la provincia hasta el 1995.

Guarda también en su memoria el ser protagonista del acto constitutivo del Primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) en el año 1965.

“Allí Fidel Castro leyó la carta del Che, un momento muy emotivo donde todos los que estábamos allí se nos hizo un nudo en la garganta y donde nació el diario Granma a través de la fusión de los periódicos Revolución y Hoy”, aseguró Evis.

¿Qué significó participar en el primer congreso?

Un evento excepcional, con una participación de más de tres mil delegados, allí se trazaron políticas estratégicas para el desarrollo del país, allí el Comandante hizo un resumen desde el 1959 hasta esa fecha, se hizo el proyecto de la Constitución de la República y se aplicó la nueva división política administrativa.

 “A ese momento cumbre del proceso revolucionario lo antecedió la entrega de premios a muchos centros laborales a través de una gran emulación socialista donde se le otorgaba la bandera Primer Congreso del PCC”, agregó el camagüeyano.

¿Qué importancia le concede para su trayectoria revolucionaria participar en los cuatro congresos?

“Extraordinaria, como persona y como cuadro de dirección que era en ese momento porque se gana mucha experiencia, se analizan temas medulares para el desarrollo de la nación, el apoyo y solidaridad de los países, el movimiento de Angola y este Octavo Congreso es de máxima importancia porque marca un momento trascendental donde se va a elegir una nueva estructura y dirección de la organización, es trascendental porque la generación del centenario ha sido un verdadero paradigma”.

¿Confianza en las nuevas generaciones, en esa continuidad?

Es innegable que existe continuidad, incluso están más preparados culturalmente, son momentos donde se necesita ser muy valientes, hay mucha confianza en ese relevo, ellos son parte de este proceso porque el bloqueo genocida y la pandemia han puesto a prueba la confianza y la seguridad de contar con verdaderos jóvenes revolucionarios.

No hay mejor país que en el que nací, y siempre habrá un solo Partido porque no los enseñó muy bien Martí”, dice Evis Bla con brillo profundo en sus ojos, quien carga en sus hombros y guarda en su memoria los recuerdos de dirigir por muchos años en varios territorios de la provincia e impulsar muchos procesos de desarrollo para el bienestar de todos.

El PCC es la bandera para un hombre que dio tanto, para un hombre que la palabra deber es su himno, para un hombre que no renuncia a sus principios y vive por y para la Revolución cubana. (Foto de la autora)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *