logo

Por Mayelin Cabrera Columbié/Radio Esmeralda

Cuando apenas contaba con 22 años de edad el joven esmeraldense Lenis Montano del Castillo se une a las tropas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias que combatirían en Playa Girón tras el arribo de los mercenarios.

Plinio, seudónimo por el que se le conoce cariñosamente, recuerda a sus 85 años momentos importantes de aquella gesta y nos comenta que el 17 de abril en horas de la madrugada el batallón 339 de las tropas cubanas hace frente al desembarco, y el día 18 con la llegada de la artillería pesada empieza el feroz enfrentamiento.

Recuerda, además, que en medio del combate se les acerca un periodista para preguntarles que si ellos iban a matar y este enérgicamente responde: “venimos a defender nuestra tierra, a defender lo nuestro, porque hemos sido agredidos y tenemos que acabar con el enemigo”.

En un instante del combate, rememora, que después del emplazamiento pasa por encima de sus cabezas una avión con una bandera cubana, que sin conocer la procedencia y al pensar que era de la isla, todos con emoción lo saludaron e instantes posteriores se dieron cuenta que era enemigo, y cuando retrocede viene hostigando a fuego rasante.

 “Me quede de pie para responder a los disparos con una ametralladora modelo 25 y alguien me gritó -¡tírate para la trinchera!-, enardecido no obedecí la orden y tiré hasta agotar la municiones”.

Haciendo un repaso a los acontecimientos de Playa Girón evoca que el combate y el avance con arrojo hasta llegar al litoral de la Ciénaga de Zapata el 19 de abril concluyó con la derrota del imperialismo yanqui.

En la victoria de Playa Girón la juventud jugó un papel determinante, como en todas las epopeyas libradas por el pueblo cubano, un hecho que mostró la valía y unidad en torno a la naciente Revolución. (Fotos de la autora)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *