logo

Santa Cruz del Sur, Camagüey, 19 abr.- Aquellos días de su adolescencia, cuando no muy grande, delgado y de 13 años de edad, vienen a la memoria de Vicente Fuentes Rodríguez, en abriles tan significativos para este combatiente cuando se conmemora el aniversario 60 de las acciones en Playa Girón.

En aquella época, en el barrio Loreto de la comunidad santacruceña de Haití, junto a otros dos, amigos no vaciló en su decisión de dejar su hogar, y sin el consentimiento de sus padres ingresó a la Asociación de Jóvenes Rebeldes, en la que acometió múltiples tareas como escalar cinco veces el Pico Turquino.

“Pasamos cuatro meses allá de prácticas y de ahí nos mandaron para distintas unidades. Yo fui para un campamento en Martí, en Matanzas. Estábamos pasando escuelas militares y se presentó lo de Playa Girón y el batallón entero se fue para allá.

Por la madrugada nos levantaron con la alarma de combate y dijeron que había una invasión mercenaria y que íbamos a pelear y que los que no pudieran ir que dieran un paso al frente. Nadie lo dio”.

Así describe este adulto mayor esos días de 1961, que sirvieron de antesala a las acciones combativas, donde estuvo muy cerquita, en el central Australia, del Comandante en Jefe Fidel Castro, quien orientó a las compañías reunidas allí.

“De ahí nosotros seguimos para Playa Larga, donde estaban los mercenarios acumulados y entrando nos tiraron por los dos costados. Ahí caímos en una emboscada”.

De esa acción este combatiente salió gravemente herido, por lo que fue sometido a varias intervenciones quirúrgicas para la reconstrucción de la pierna derecha y lograr salvarla, a cargo de profesionales del hospital militar de Habana del Este y en aquel entonces llegaron a prestar servicios los de la antigua Unión Soviética.

Este hecho dejó graves secuelas en la vida de Pototo, como se le conoce en su querido pueblo de Haití, a tal punto que lo declararon en el Ejército como mutilado de guerra, pues las consecuencias de la entrada a su miembro inferior de balas explosivas lo dejaron discapacitado.

A pesar de las huellas de esa acción, guardadas por el tiempo en el cuerpo de este padre y abuelo de familia, Vicente muestra con agradecimiento un ejemplar de un periódico Granma de años atrás, donde sale en la misma foto, muy cerca del Comandante.

“Toda una vida he tenido ese orgullo, de estar al lado de Fidel en Playa Girón. Yo creo que el que menos edad tenía ahí era yo. Yo no tenía miedo, nunca tuve miedo y fui como si fuera para un baile, ¡a pelear por Cuba!”.

Con más de 70 años Pototo no olvida esos días que son parte importante de su vida. Él fue uno de los pocos santacruceños que participó en el enfrentamiento a las acciones imperialistas en 1961.

Su juventud, valentía y participación en la lucha contra los mercenarios en Playa Girón demostraron el coraje de Vicente Fuentes Rodríguez, en aquel entonces un sencillo muchacho, del barrio Loreto en la comunidad santacruceña de Haití, que sin la aprobación de sus progenitores inició la vida militar, entregándose a la defensa de la Patria. (Texto y fotos: Glendys Santiesteban Revolea/ Radio Santa Cruz)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *