logo

Por Mónika de los Ángeles Escobedo Artola/ Radio Cadena Agramonte
Cuando llegó la noticia todos nos alegramos y el orgullo inundó al Departamento Informativo de Radio Cadena Agramonte, pues Yusarys Benito Deliano, amiga y compañera laboral, había ganado el Premio Nacional de Radio en el Concurso Primero de Mayo, convocado por la Central de Trabajadores de Cuba para enaltecer el quehacer de los proletarios en homenaje a su Día Internacional.

El trabajo premiado fue el reportaje Apuesta por la vida, referido al primer autotransplante de riñón en la región centro oriental del país, y constituyó un reto desde el momento cero para la joven reportera:

“Me dirigí al Hospital Provincial Manuel Ascunce Domenech. Una vez ahí pude contactar con el equipo médico que realizaría esa operación, el cual me acogió con los brazos abiertos y, por supuesto, me explicaron todas las terminologías del procedimiento médico que realizarían, al igual que las acciones relacionadas con la prevención de la COVID-19, porque tuvo lugar en medio de la pandemia.

Posterior a la cirugía, regresé al Hospital Provincial y pude conversar con la paciente y ver que se recuperaba satisfactoriamente. Ello me permitió realizar un reportaje que incluía desde la realización de la intervención quirúrgica hasta el momento en que la floridana pudo regresar a su municipio una vez recuperada, con las indicaciones previstas para su seguimiento por la atención primaria de salud”.

Caracterizados por la elocuencia, precisión, actualidad y un exquisito gusto que evidencia el talento, los trabajos periodísticos de Yusarys, abordan el ámbito cultural, pero el premiado tenía una temática totalmente diferente.

“Tratar las noticias culturales forma parte de las responsabilidades que me encanta realizar como parte del proceso de la radio. Es un tema por el cual tenía inclinación desde que era estudiante y muchas veces realicé acciones con tales fines, sobre todo porque mi tesis de licenciatura estuvo relacionada con el cine. Desde que supe que debía asumir la sección cultural para mí fue una alegría inmensa.

Salir de esa zona de confort fue un reto y a la vez una enseñanza, pues muestra a mis compañeros y a mí que debemos tener una preparación integral, tener conocimientos básicos sobre el resto de los sectores, porque aunque podamos lograr una especialización en una esfera nunca sabemos cuándo debemos asumir otra responsabilidad”.

La vía telefónica fue testigo de la felicidad que se sintió a ambos lados de la línea en el momento en que la galardonada recibió las buenas nuevas, pues todos sabíamos el significado de tan relevante reconocimiento para ella.

“Cuando supe del Premio fue algo maravilloso, no tanto por el estímulo en sí, y no es que le reste importancia, sino por la forma en que me enteré. Me lo dijo mi Jefa de Información y detrás había una algarabía inmensa en el Área de Reporteros, lugar donde comparto diariamente con mis compañeros de trabajo. Fueron ellos quienes me dieron la noticia. Yo feliz, además, porque haya sido con ese trabajo que fue un desafío total para mi carrera como periodista.

El premio es un reconocimiento al trabajo diario, no solo de mi parte, sino también al de los realizadores de sonido y otras personas que  tienen que ver con el desarrollo y la completa terminación de un material periodístico para presentárselo a los oyentes o a los usuarios cuando lo leen en la página web. Es un reconocimiento al trabajo que ha realizado mi familia, mis amigos, a las personas que todos los días me rodean, las que confían en mi trabajo, que también sienten y quieren a la radio como parte de su vida”.

Retos hay muchos en una profesión tan bella, pero amar lo que se hace y enfrentar cada desafío, es lo que permite crecer hasta obtener grandes resultados; experiencia que nos deja Yusarys Benito Deliano al recibir este galardón, que estoy segura, precede a unos cuantos más. (Foto: de la autora)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *