logo

Camagüey, 6 may.- Con más de cuatro millones de pesos en utilidades culminó abril último la Fábrica de Vinagre y Vino Seco Élite de esta ciudad, y por valor de ventas sobrepasó el doble de esa cifra, lo cual demuestra el buen ritmo productivo de la entidad, perteneciente a la Empresa de Bebidas y Refrescos (EMBER), de la Provincia de Camagüey.

Aunque en los meses de enero y febrero la referida Unidad Empresarial de Base (UEB) presentó un déficit en la elaboración de vinagre para comercializar a granel, actualmente sobrepasan los 469 mil litros ya vendidos de esa manera, poco más de 226 mil por encima de lo planificado.

En el formato de un litro exceden las 409 mil unidades ya expendidas, 49 mil más de lo calculado para el período, e igual sobrecumplimiento muestra la línea de vino seco, con 299 mil 280 litros vendidos, explicó a la ACN Ramón Guerra Robaina, director de la factoría, única de las tres del país donde se elaboran en el mismo sitio ambos renglones.

Abastecer la red de establecimientos comerciales minoristas de la demarcación, el consumo de la población, la industria de conservas y el sector del turismo son los principales mercados del vinagre y el vino seco camagüeyano, aunque las provincias de Holguín y Santiago de Cuba son territorios que se abastecen de esta UEB, y también en ocasiones Villa Clara y Mayabeque, entre otras, agregó.

Guerra Robaina dijo que desde el mes de enero se asumió en la UEB la elaboración de vino dulce, pues ante las restricciones de transporte interprovincial causadas por las medidas para contener la propagación de la COVID-19, fue más dificultosos hacerlo llegar desde Las Tunas, y hasta el momento ha tenido muy buena aceptación el producido aquí.

A pesar de la marcada obsolescencia tecnológica del equipamiento, y en ocasiones la carencia de materias primas, sobre todo de envases, la entidad fabril mantiene estabilidad en su plantilla laboral, integrada por 90 trabajadores, entre ellos 11 ya jubilados que aún se integran.

Actualmente ahí se trabaja para obtener la certificación del Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC), la cual es emitida por la Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE), y autentica el logro de una mayor calidad e inocuidad de los alimentos.

Aunque en el país existen en Sancti Spíritus y La Habana otras fábricas homólogas, la lugareña, además de ser las más grande y productiva, se distingue por el agradable aroma y sabor del Vinagre Élite, indicadores de calidad que devienen una marca distintiva del producto, según afirman los consumidores. (ACN) (Foto: Camagüey.gob.cu)



Comentarios

avatar
Ruben Hernandez

La calidad esta resuelta, lo que se necesita es la presencia en el mercado para acabar con los revendedores oportunistas


Tu dirección de correo no será publicada *