logo

Por Maykel Torres La Rosa/Radio Cadena Agramonte

La trascendencia histórica del pensamiento político del Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz, uno de los principales líderes de la guerra por la independencia de Cuba y gran estratega militar, es recordada en su tierra natal, a propósito de conmemorarse el aniversario 148 de su caída en combate en el Potrero de Jimaguayú.

El 11 de mayo de 1873, con solo 31 años de edad, la muerte sorprendió a Ignacio, quien había organizado y disciplinado en El Camagüey la tropa mambisa hasta hacerla un ejército aguerrido y victorioso.

Entre los valores que caracterizaron su vida destacan la vergüenza, la disciplina y la unidad, todos ellos  resultan imprescindibles en los jóvenes de hoy, para alcanzar el éxito en la colosal batalla por el desarrollo económico y social del país.

También nos enseñó su ardiente patriotismo, su amor apasionado a la libertad, la dignidad, el decoro y el repudio al despotismo.

Su pérdida no fue superada, pero su ejemplo escribió páginas inolvidables en la Historia de Cuba.

Los nacidos en la tierra de El Mayor, quienes llevan con orgullo el apelativo de agramontinos, patentizan que, como su caballería, están dispuestos a cargar el machete para defender a la Revolución y mantener las conquistas del Socialismo. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *