logo

Por Dayessi García Sosa/ Radio Cadena Agramonte

La despertó el timbre del teléfono, más no el beso de su pequeña Leydi Melissa como cada día que marca la misma fecha en todos los calendarios y donde la suerte le regala un año más de vida.

Recibir la felicitación del otro lado fue difícil, sobre todo porque Mirka y Amado (sus padres) no estarían con ella, no hubo pastel ni velitas, ni el alboroto que arman los niños por cantar feliz cumpleaños.

Pero grande fue la sorpresa para Leidys del Risco García al ver que tantos “desconocidos” sabían que ese, era uno de los días más importantes de su vida.

“Aunque me siento en familia aquí, estar lejos de los míos ese día fue muy triste, aunque todos los médicos me apoyaron y me ayudaron, lloré por mi niña que la tenía distante y no podía abrazarla igual que por mi mamá”, asegura esta joven camagüeyana que trabaja desde hace siete años en el Hotel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias como recepcionista y fue una de las primeras valientes que asumió el gran reto.

“El hotel se destinó como centro de aislamiento y en ese momento hicieron la convocatoria a los trabajadores, yo estuve dentro de los que dimos el paso al frente y aunque sé que el riesgo es muy grande es necesario ayudar en todo, por eso tomamos todas las medidas de protección que tenemos, y así minimizamos la posibilidad de algún contagio”.

Con voz entrecortada rememora los días en compañía de la familia, las jornadas de celebración en que ha estado ausente en todo este tiempo y de lo importante que es sentirse útil.

La labor que enfrentamos es muy grande porque estamos lejos de los nuestros, de la casa, pero nos sentimos orgullosos de cumplir con la Revolución y siempre será así para cualquier situación que enfrente el país.

De mi familia recibo todo el apoyo y gracias a ellos que cuidan a mi niña de cinco años es que puedo estar aquí al lado del personal de salud que la lucha contra la COVID-19.

Cuando el amor a la humanidad es verdadero no encuentra barreras, el miedo se deja atrás para hacer el bien, entonces te conviertes en un verdadero héroe.

El próximo mayo, Leydis apagará sus 36 velitas, cantará cumpleaños feliz y recibirá el beso de una princesa que le mueve su mundo.

Este trabajo periodístico que sirva de reconocimiento, además, a Belkis y Noris, así como a todo el personal que labora incansablemente hace más de un año en ese centro de aislamiento. (Fotos de la autora)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *