logo

Camagüey, 26 may.- La búsqueda de soluciones a problemas cotidianos en beneficio de la estabilidad productiva de los Talleres Ferroviarios de Camagüey, entre los más grandes de Cuba, distingue la labor de los innovadores de esos enclaves donde se reparan locomotoras y vagones realizan fundiciones de componentes de equipos de esa rama.

El grupo de racionalizadores, compuesto por 69 trabajadores, recupera piezas especializadas como sellos, juntas y componentes mecánicos y eléctricos, ante el déficit de las mismas que se adquieren en otros países para estos medios de transporte.

Luis Lázaro González, presidente del Comité de Innovadores y Racionalizadores de la entidad, comentó a la ACN que además repararan inversores de marcha de las locomotoras, bombas, motores, y partes de sistemas eléctricos de las máquinas, lo cual favorece igualmente el pago a los obreros y dan soluciones técnicas.

Entre las innovaciones ejecutadas recientemente mencionó la recuperación y puesta en funcionamiento de una prensa horizontal de 500 toneladas, del año 1926 y con alto grado de explotación, empleada para desprensar ruedas de locomotoras.

Importar hoy ese dispositivo costaría miles de dólares en el mercado internacional, dijo González, de ahí que su rehabilitación permita tenerla activa por varios años más.

Otra contribución significativa es la devolución del valor de uso a un compresor de aire de tecnología alemana, luego de la adaptación del sistema eléctrico, indispensable en las faenas diarias.

En lo que va del actual año los innovadores de las instalaciones ferroviarias ubicadas en esta ciudad, concluyeron 11 trabajos con aportes valorados en un millón 200 mil pesos, aseguró el presidente del citado comité.

Los citados talleres -segundos mayores de su tipo en el país-, y únicos en el territorio centro-este cubano, pueden asumir reparaciones capitales de locomotoras y vagones, el colectivo de trabajadores sortea los obstáculos impuestos por el bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

Mediante la búsqueda constante de alternativas y soluciones, los  ferroviarios agramontinos evitan importaciones de recursos muy costosos, cuyo acceso se dificulta en la actualidad como consecuencia de la feroz política norteamericana y la crisis económica y sanitaria internacional provocada por la pandemia de la COVID-19.

(ACN) (Foto: Archivo)
 

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *