logo

Por Dania Díaz Socarrás/ Radio Cadena Agramonte.

“Me solidarizo y admiro al pueblo cubano que a pesar del bloqueo está de pie y con dignidad”.

Así dice una joven guatemalteca que respalda las exigencias por la eliminación del boqueo económico, comercial y financiero, impuesto por Estados Unidos a Cuba, con grandes afectaciones para niños y adultos de todas las edades, palpables en cualquier orden de la sociedad.

María Lucía asegura que el ejemplo de la nación cubana ha ayudado mucho a su país, y por eso fue una de las que llegó hasta el volcán Acatenango -en el municipio de igual nombre, en las cercanías de la ciudad de Antigua-,  el tercero más alto de Guatemala con casi cuatro mil metros de altura.

Desde allí jóvenes integrantes del Colectivo Latinoamericano Pueblo y Educación demandaron el cese de las inhumanas políticas que dañan a la Mayor de las Antillas, como lo cuenta su coterráneo Nicolás López Ventura:

“Hemos hecho la caminata con jóvenes de organizaciones de educación, derechos humanos y medios de comunicación. La escalada ha sido para nosotros una muestra de unidad entre las luchas de los pueblos, llevando la consigna de No más bloqueo y a la vez uniéndola a la lucha de resistencia de más de 500 años de los pueblo originarios de Guatemala, porque Cuba nos ha hecho ver otra manera de integración entre América Latina y el mundo”.

De pueblos que sufren las consecuencias de la misma hegemonía y el neoliberalismo que nos pretenden imponer, inspirados en la dignidad del nuestro, nos llega, como otra razón para continuar la lucha, la opinión de María Lucía:

“Para mí es injusto, afecta la dignidad y la economía del pueblo cubano solo por no estar alineado a un sistema neoliberal, inconsciente y asesino”.

También desde Uruguay exponentes de la izquierda apoyan la causa cubana y de ello da fe el cantautor y educador popular Alex Bravo:

“A seguir en la resistencia. No nos queda otra que seguir construyendo libertad, independencia y soberanía, condenando el bloqueo desde estas partes del Sur. Le envío un abrazo solidario y apretado, en estos tiempos de pandemia, al pueblo de Cuba”.

En el mundo entero personas justas y de buena voluntad defienden que los cubanos merecen vivir sin las restricciones que impone el bloqueo, en jornadas como la de este domingo 30 de mayo y las que vendrán, por el derecho al respeto y la soberanía de esta Isla, y el derecho, también humano, de cada pueblo a decidir su presente y su futuro. (Fotos: Cortesía de los entrevistados)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *