logo

Camagüey, 31 may.- La Salud Pública es uno de los sectores en los que se aprecian con mayor fuerza las consecuencias del bloqueo que mantiene Estados Unidos contra Cuba, que repercute por supuesto en la atención a niñas y niños.

De esa inhumana política norteamericana no escapa el Hospital Pediátrico Provincial Eduardo Agramonte Piña, y al respecto el doctor Leonardo Ramírez Rodríguez, director de la institución, califica como criminal el impacto de las medidas dictadas por sucesivos gobiernos de aquel país.

Ninguna de las especialidades médicas está ajena a las negativas incidencias, con carencias de equipos, tecnologías, insumos y medicamentos, con mayor notoriedad en sensibles áreas como las de atención a afecciones oncológicas, hematológicas y nefrológicas.

Pese a esas limitaciones, en el Hospital Pediátrico camagüeyano, médicos, enfermeros y técnicos dedican días enteros para sumar vida a quienes apenas conocen del mundo. El bloqueo es real, pero la voluntad humana, tiene mayor fuerza. (Juan Mendoza Medina/ Radio Cadena Agramonte) (Foto: Gladys Dailyn Morera Cordero/ Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *