logo

Washington, 31 may.- El presidente Joe Biden está en la misma línea del gobierno de Donald Trump al mantener una política anticubana, valoró hoy el sitio strategic-culture.org.

Biden fue votado como una alternativa a Trump. ¿Qué tan bien está funcionando eso en términos de política exterior de Estados Unidos?, señala la publicación al afirmar que la Casa Blanca dio todos los indicios hasta ahora de que sus políticas sobre Cuba no se alejarán de las de la administración Trump.

En marzo de este año, precisó, funcionarios estadounidenses dijeron a Reuters que Cuba no es un tema prioritario de política exterior para Biden.

La declaración quedó abierta a la interpretación hasta ahora, cuando Washington decidió mantener a la isla en la unilateral y difamatoria lista estadounidense de Estados patrocinadores del terrorismo, precisa strategic-culture.org.

Hace pocos días se publicó una nota firmada por el Secretario de Estado, Antony Blinken, la cual certificó al Congreso los países que no están cooperando plenamente con los esfuerzos antiterroristas, en la que aparecieron Cuba, Irán, Siria, Venezuela y la República Popular Democrática de Corea, puntualizó strategic-culture.org.

Al respecto, el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, apuntó que “Se trata de una acusación totalmente infundada y política que pretende justificar la agresión contra Cuba, incluidos los inhumanos bloqueos económicos, comerciales y financieros que ha sufrido nuestro pueblo”.

Strategic-culture.org enumeró hechos que conformaron la política agresiva de Washington contra el pueblo cubano y sostuvo que sólo Estados Unidos puede determinar lo que significa la libertad para Cuba, en la retórica imperialista.

Al enumerar los compromisos de La Habana en la aplicación de la Estrategia Global contra el Terrorismo de la ONU, el sitio acentuó que la cuestión no es su compromiso con la lucha contra el terrorismo, sino la incapacidad de Washington para aceptar un Estado soberano, independiente y socialista que resiste contra la injerencia.

Del mismo modo, Estados Unidos nunca apuntó a la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), un poderoso grupo de presión involucrado en muchos intentos de asesinato de Fidel Castro. Tampoco actuó contra los conocidos terroristas Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, ambos entrenados por la CIA, ejemplificó la publicación.

Al mantener la designación de Trump, la Casa Blanca toma parte activa en el intento de aislar diplomáticamente a Cuba, además de mantener las ramificaciones del ilegal bloqueo estadounidense sobre la isla, subrayó strategic-culture.org. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *