logo

Por Dayessi García Sosa/Radio Cadena Agramonte

En la actualidad la industria alimentaria se ve seriamente afectada por el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos, que por más de seis décadas ha ocasionado a la nación cubana pérdidas que ascienden a más de 50 millones de dólares.

Los daños en ese sector se evidencian en las erogaciones para adquirir los recursos con suministradores de otros países.

Además, la taza de cambio se ve obligada a realizar un número importante de operaciones en euros (EUR), en lugar de dólares (USD), por la lejanía de los mercados, inmovilizándose recursos innecesariamente.

Asimismo, prohíben colocar artículos nacionales en el mercado estadounidense y cada vez más intimidan con sanciones a quienes deciden comercializar con Cuba.

En Camaguey, la maquinaria de las principales industrias como la Fábrica de Cerveza Tínima, la Confitera, y la Empresa de Productos Lácteos, se encuentran envejecidas por muchos años de explotación y se han visto imposibilitadas para adquirir la reposición de algunos equipos por las restricciones de ese cerco internacional.

Otros daños se aprecian en la Empresa Pesquera PESCACAM, donde se esperan dos embutidoras desde más de dos años y por causa del bloqueo no han podido entrar a la isla, además la falta de combustible impide la captura de la langosta y el camarón, renglones exportables que brindan excelentes ingresos a las empresas para su posterior desarrollo.

De las materias primas que se dificultan, el 70 por ciento son importadas, de ellas, insumos como el trigo para la harina, la masa deshuesada molida (MDM) el material para los envases, el nylon de polietileno, y las bolsas para el refresco y el aceite son de las imprescindibles que hoy faltan en el territorio agramontino.

Incluso, la entrada del buque que traslada el aceite a la isla caribeña, a veces depende de hasta cuatro países para poder arribar y la empresa Casol que suministra estos envases, no cuenta con la materia prima para confeccionarlos.

Muchos son los procesos inversionistas que se detienen por estas cuestiones y es entonces donde los innovadores representan el puntal principal , pues este sector tienen una gran responsabilidad en la economía del país y en la alimentación del pueblo, sobretodo en esta etapa de pandemia donde se labora para el reforzamiento alimentario de la población, hospitales y centros de aislamiento destinados al enfrentamiento de la COVID-19.

Asimismo, el empleo de los subproductos, la reformulación de los surtidos y el cambio de formato representan alternativas para continuar la producción y cumplir con la canasta básica y el encargo social.

El gobierno cubano realiza grandes esfuerzos con el objetivo de lograr resultados en materia de seguridad alimentaria que, a pesar de los daños ocasionados por el bloqueo, son reconocidos por agencias especializadas del Sistema de las Naciones Unidas.

Desde el año 1992 Cuba presenta un proyecto de resolución que reclama el cese del bloqueo estadounidense ante la Asamblea General de la ONU, porque ningún cubano escapa de las afectaciones derivadas de su implementación, además entorpece el desarrollo que cualquier país tiene derecho a construir de manera soberana. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *