logo

Ante la compleja situación epidemiológica que presenta nuestro país, recientemente se decretó en todas las provincias cubanas la fase de transmisión comunitaria de la etapa epidémica.

Ante la compleja situación epidemiológica que presenta nuestro país, recientemente se decretó en todas las provincias cubanas la fase de transmisión comunitaria de la etapa epidémica.

 

Ello trae consigo un alto grado de responsabilidad de todos los habitantes, pues quizás muchos no estén conscientes de lo que significa este periodo por el que transitamos.

En primer lugar es necesario conocer que esta fase es la última de las  cuatro definidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para situaciones de epidemias como la actual y se llega a ella por un comportamiento ascendente de los casos positivos a la enfermedad que a diario se diagnostican.

En un principio existían seis fases para una pandemia las cuales se aplicaron por ejemplo, durante la gripe AH1N1 de 2009, pero ahora por la rápida expansión de la COVID-19 la OMS emitió un listado donde se redujo a cuatro para definir de manera rápida la situación en cada país.

De ahí que nos encontramos en la de mayor nivel de riesgo pues se incluyen los territorios que experimentan brotes más grandes de transmisión local o lo que conocemos como transmisión comunitaria.

Está categoría se presenta cuando no se logra establecer el origen local del contagio de los confirmados, es decir las personas se enferman sin fuente de infección precisada por lo que conlleva a un crecimiento de los casos.

Es entonces cuando pasamos a establecer nuevas medidas más rigurosas, que permitan detener el contagio lo más eficiente posible.

De ahí que nuestros dirigentes orientaron un plan estricto con obligatorio cumplimiento y diseñado como está establecido mundialmente para esta situación particular.

El mismo incluye el envío de comisiones temporales de trabajo a las provincias más complejas para identificar la ubicación de los casos y el rastreo de los contactos.

También se exige expandir la vigilancia contra la COVID-19 a través del pesquisaje y sistemas hospitalarios, el aislamiento domiciliar a los casos leves para aliviar el sistema de salud e incrementar las pruebas para todos aquellos que se consideren sospechosos.

Es por tanto que el llamado es a acatar las medidas, ser disciplinados y aportar cada quien nuestro granito de arena según la trinchera que nos corresponda. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *