logo


Camagüey, 3 jul.- Ante la desfavorable situación epidemiológica en Camagüey con la COVID-19, la etapa veraniega tendrá características diferentes a otras precedentes con la premisa de extremar las medidas orientadas por el Grupo Temporal de Trabajo Provincial para el enfrentamiento a la pandemia.

En valoraciones para Radio Cadena Agramonte, la Máster en Ciencias Ileana Aguilar, presidenta del Capítulo Provincial de la Sociedad de Psicología para la Salud, aseguró que la actual escalada de contagios, que tiene a Cuba en fase de transmisión comunitaria, obliga a asumir conductas más severas de restricción, y a posponer el disfrute de vacaciones, merecidas y necesarias.

“Con la llegada de julio, crece el deseo de un buen descanso después de meses de trabajo y estudio en sus diversas modalidades, pues ese, y agosto, son meses asociados al ocio y al esparcimiento, pero desde la presencia de la COVID-19 se han tenido que cambiar las maneras de hacer y se han postergado proyectos que implican salir de los predios del hogar”, aseveró la especialista.

Agregó que se pueden experimentar reacciones psicólogas como signos de ansiedad o inseguridad propios del agotamiento pandémico, pero que no justifican un actuar irresponsable, y pueden poner en peligro la percepción de riesgo y la necesaria conducta de protección.

La psicóloga del Hospital Provincial Manuel Ascunce Doménech alertó que la amenaza de contraer el SARS-CoV-2 no ha desparecido, y está en nuestras manos frenarlo, por lo que protegernos del coronavirus garantizará pasar un verano lo más agradable posible.

 

Aunque los planes hayan cambiado, ello no quiere decir que no se aproveche el tiempo para la relajación y estar en familia, y aun en la casa hay múltiples posibilidades de que las vacaciones sean provechosas, consideró.

Aconsejó la psicóloga realizar actividades con quienes viven en la vivienda, como leer, practicar juegos de mesa, ejercicios físicos, sembrar y cuidar plantas y reinventar espacios comunes para dotarlos de un ambiente diferente.

Es posible, aseveró, mantener el tiempo ocupado y sin tener que salir de la casa para sobrellevar este período de vacaciones en el que una vez más se han tenido que postergar acciones y reinventar dinámicas.

Se trata de una situación transitoria, que pasará y no se puede perder nunca la esperanza, siempre con la máxima de protegerse a sí mismo y a los demás, en un verano en el que hay que redoblar el autocuidado. (Texto y foto: Juan Mendoza Medina/Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *