logo

París, 3 jul.- Venezuela denunció esta semana en París el impacto de las medidas coercitivas unilaterales que le impone Estados Unidos y ratificó su voluntad de reconstruir las relaciones con la Unión Europea (UE), subordinada a la agresividad de Washington.

El bloqueo económico y financiero, el secuestro de miles de millones de dólares, las sanciones sin el amparo de la ONU y la manipulación mediática que enfrenta el país sudamericano, fueron desnudados por la encargada de Negocios Ad Hoc venezolana en Francia, Carolina Gerendas, y el delegado permanente ante la Unesco, Jorge Valero.

Los diplomáticos participaron en un encuentro con el movimiento de solidaridad con la Revolución Bolivariana en suelo galo, Gerendas diálogo con periodistas y Valero concedió una entrevista exclusiva a Prensa Latina.

De acuerdo con la encargada de Negocios, Caracas aspira a establecer puentes de acercamiento con la UE, y Francia como uno de sus Estados miembros, en diversos ámbitos, entre ellos, el político, el cultural, el económico y el académico, pese a la hostilidad de los últimos años.

Ese es el espíritu de Venezuela, el diálogo para tener vínculos basados en el apego al Derecho Internacional y el respeto a su soberanía y autodeterminación, subrayó.

Gerendas precisó que la nación sudamericana solo demanda para la normalización de sus relaciones, ya sea con la UE, Estados Unidos o cualquier otro país, cuestiones elementales como el cese de las agresivas medidas de asfixia económica, el reconocimiento y el respeto a sus instituciones y la restitución de los recursos arrebatados.

A su juicio, las elecciones regionales de noviembre de 2021 representan una oportunidad para un cambio de política de las potencias occidentales frente a un pueblo víctima de acciones hostiles aún en tiempos de la pandemia de la COVID-19.

Vemos en estas elecciones una oportunidad histórica para que rectifiquen su postura gobiernos que han actuado sin respetar la soberanía, la independencia y el Derecho Internacional, expuso.

Por su parte, Valero condenó las consecuencias de las medidas coercitivas unilaterales estadounidenses contra su país en los sectores educativo, científico y cultural, ámbito de competencia de esta organización.

En entrevista con Prensa Latina, el experimentado diplomático repudió que la agresividad de Washington impida a la nación sudamericana desplegar a plenitud sus programas para garantizar el acceso inclusivo a la educación, la ciencia y la cultura, una prioridad de la Revolución Bolivariana desde su materialización bajo el liderazgo de Hugo Chávez (1954-2013).

Desde nuestra presentación de las cartas credenciales a la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, a finales de 2020, hemos explicado la situación creada por las acciones coercitivas unilaterales y la urgencia de que dejen de aplicarse, comentó en esta capital, sede del ente especializado de la ONU.

Valero afirmó que Venezuela insta a que su denuncia encuentre eco en la organización, ante el carácter inaceptable de la política estadounidense y su impacto en las diversas áreas de la sociedad, el cual ilustró con ejemplos concretos.

Si abordamos los temas que gestiona la Unesco, podemos citar las afectaciones causadas por las medidas a un programa tan destacado como el Sistema Nacional de Orquestas, que llega a un millón de personas incorporadas, entre ellas tradicionalmente marginadas como los indígenas y los reclusos, señaló.

El reconocido intelectual, autor de casi una treintena de libros, acotó que las sanciones unilaterales limitan la compra de instrumentos musicales y estimulan la emigración del talento formado y desarrollado mediante esta iniciativa.

Valero también mencionó las consecuencias del bloqueo y la guerra económica en cuestiones de mucha actualidad, en particular la adquisición de vacunas para combatir la COVID-19, pese a los llamados de las ONU a facilitar la labor de los Estados en tiempos de la pandemia. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *