logo

Camagüey, 6 jul.- Como en cada paso por la vida, como en cada escenario donde la sociedad los necesita, los trabajadores y estudiantes de la Universidad de Camagüey (UC) Ignacio Agramonte Loynaz dejan su huella también, desde el inicio de la intervención sanitaria con el candidato vacunal Abdala, que comenzó el pasado lunes 28 de junio, en el municipio Camagüey.

Luego de recibir en días anteriores una preparación sobre la utilización del Software para la digitalización de la información de los vacunados, profesores y trabajadores no docentes de la institución laboran en esa importante misión que permite recopilar las cifras de personas que reciben la dosis en cada uno de los vacunatorios, números de importante conocimiento para el Ministerio de Salud Pública y la dirección del país.

Una de las profesoras que coordina esas labores es la Dr. C. Riselda Guzmán Méndez, decana de la Facultad de Construcciones y quien vía WhatsApp explicó que tanto docentes y alumnos de esa facultad y de la de Informática y Ciencias Exactas, comenzaron esas funciones, el mismo lunes, con el Policlínico José Martí del área de salud Centro, con la digitalización de la prueba piloto del consultorio #4 del médico de la familia de esa entidad de salud.

Hasta locales del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) también llegan desde el pasado lunes un número importante de profesores y estudiantes de la UC para apoyar desde bien temprano en la mañana el levantamiento del proceso de vacunación en la plataforma nacional.

Dangel Roque Aguilar, profesor instructor del Departamento de Pedagogía-Psicología de la Facultad de Ciencias Pedagógicas, uno de los jóvenes protagonistas de esta humanitaria tarea, explicó que los alumnos y docentes del centro universitario, acompañados por los profesores del IPVCE, son los encargados de subir toda la información que requiere el Ministerio de Salud Pública sobre la intervención sanitaria.

Este equipo de trabajo de la UC atiende el área Norte, específicamente 37 consultorios médicos, y está dirigido por la Dra. C. Zaida Argilagos Moreira, decana de la Facultad de Ciencias Pedagógicas. Además recibe colaboración de funcionarios del Gobierno y Salud.

“El proceso se ha llevado a cabo con la pericia y calidad requerida, la disposición de la comunidad universitaria ha sido tan revolucionaria como siempre la ha caracterizado. Dicha labor permite realizar un levantamiento demográfico de la vacunación y el avance del proceso vacunal a lo largo del país, lo cual posibilita que el MINSAP pueda realizar variaciones en cuanto a la disponibilidad de los recursos y las cifras exactas de aquellos sectores poblacionales que aún quedan pendientes por razones específicas, además de conocer las respuestas inmunitarias de cada individuo”, señaló Roque Aguilar.

“Nuestros docentes y estudiantes universitarios trabajamos incansablemente en solventar tanto las deficiencias detectadas como facilitar el acceso a los recursos informativos de nuestra ciudad, y del Policlínico Norte en general. La importancia de esta labor es que se facilite una información veraz, correcta y coherente de cada uno de los sujetos que actualmente forman parte del primer nivel del proceso de vacunación y que se registren las deficiencias detectadas en el proceso de levantamiento de dicha información, para lograr realizar un proceso acorde a las demandas actuales de nuestra nación y salud pública”, puntualizó.

También desde la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay, un fuerte, dinámico y entregado equipo de profesores y estudiantes de la UC labora en el levantamiento demográfico.

Desde su puesto de trabajo en esta nueva misión por la vida, la profesora de la Facultad de Informática y Ciencias Exactas, Hilda López León, explica que coordinados por uno o dos decanos, entre 20 y 35 alumnos y docentes por cada uno de los tres laboratorios seleccionados para la tarea, procesan de manera digital la información de los policlínicos Rodolfo Ramírez Esquivel (PIRRE), Previsora y Tula Aguilera.

“Después de haber tenido una primera experiencia el 28 de junio con la participación en la prueba piloto, la digitalización de entre 80 y 120 personas por vacunarotios, que reciben diariamente la primera dosis de Abdala la realizamos desde temprano, y el personal que está cumpliendo con esta bonita misión tiene siempre la máxima de hacer las cosas y hacerlas bien, por lo que el proceso marcha de manera satisfactoria”.

La fuente explicó además que a este ejército de estudiantes y profesores de la institución se suman todos los días una alumna de la Universidad de Ciencias Informáticas; así como los jóvenes en cumplimiento del Servicio Militar Activo que realizan actividades socialmente útiles en la UC, y por no poder llevarlas a cabo allí ahora se incorporan al levantamiento digital.

La digitalización del proceso de vacunación, llevada a cabo por la Universidad de Camagüey, suma su pedacito a esta fuerza de un país que da vida y esperanza a Camagüey, Cuba y el mundo; y allí en ese escenario por la humanidad, estarán cada semana los trabajadores y estudiantes de las diferentes facultades de esta casa de altos estudios. (Alexei Nápoles González/ Periodista UC) (Fotos: Tomadas de la página web de la UC)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *