logo

Camagüey, 9 jul.- Ante el creciente número de personas con COVID-19 en la provincia agramontina, profesores de la Universidad de Camagüey (UC) continúan sus investigaciones para la predicción del curso de la pandemia y la toma de decisiones a través del empleo de modelos matemáticos, que ahora sumarán la realización de un diagnóstico para lograr una jerarquización de las causas de los contagios.

El Dr. C. Luis Ramos Sánchez, profesor de la Facultad de Ciencias Aplicadas, explicó que laboran con modelos que buscan predecir los efectos de las acciones que se toman para la contención de la enfermedad, en particular las medidas que se adoptaron en Camagüey desde el 16 de junio, sobre todo las relacionadas con la restricción de la movilidad de los pobladores.

“Hasta la fecha, aunque las cifras son elevadas todavía, los modelos advierten que a partir de la restricción de movimiento existe una tendencia a la reducción de los contagios e ingresados en los hospitales, y se estima además que el pico de la provincia llegará a mediados de agosto, aunque será con un número menor de enfermos que el previsto inicialmente para el mes de julio, por lo que podemos decir que la provincia va recuperándose paulatinamente”, explicó.

A estas novedosas y muy necesarias predicciones de estos académicos, se suma ahora la propuesta del estudio que realizó la Dr. C. Hilda Oquendo Ferrer este jueves, en un encuentro con el Dr. C. Santiago Lajes Choy, rector de la UC y otros investigadores y miembros del Consejo de Dirección.

La profesora desarrolla una investigación más profunda con el objetivo de reducir el contagio a través de la búsqueda de las causas que lo propician, y en ese sentido, tomar las medidas más exactas posibles y no detener otros procesos necesarios en el desarrollo socioeconómico de la provincia, que quizás realmente no tengan que ver con el aumento de los casos.

“El proceso entraña empezar con una encuesta a los pacientes que están en los centros de aislamiento de la UC para determinar una jerarquización lo más detallada posible de las causas de contagio, y que las autoridades de Salud, de otros sectores, del Gobierno y el Partido, tomen medidas y decisiones más específicas”, refirió Oquendo Ferrer.

“Terminado este estudio, esa jerarquización combinada con el empleo de estos modelos mejorará la toma de decisiones, lo que influirá lógicamente en reducir la propagación y mantener niveles bajos de infestación que permitan no detener actividades productivas muy necesarias para el territorio y el país”, agregó Ramos Sánchez.

La Universidad de Camagüey sigue aportando desde muchos escenarios a este combate contra la pandemia. Su quehacer científico impacta cada día en caminos que busca la provincia de Camagüey para minimizar el daño que ha causado y causa en las familias cubanas y en la economía del país el nuevo coronavirus. (Alexei Nápoles González/ Periodista de la UC) (Foto: José Luis Tan/ Estudiante de Periodismo de la UC)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *