logo

La Habana, 10 jul.- Diferentes voces en Cuba rechazaron las campañas de descrédito contra el sistema sanitario y el gobierno de la isla, que se promueven hoy en las redes sociales en medio del enfrentamiento a la COVID-19.

El ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, señaló en su cuenta de Twitter que mientras el pueblo y la dirección del país luchan contra la enfermedad y destinan todos los recursos a la salud, quienes bloquean a la nación caribeña intentan llevar adelante esas cruzadas comunicativas.

A pesar de la asfixia económica y el oportunismo mediático, en nuestro país nadie queda, ni quedará desamparado, añadió el canciller.

Por su parte, el titular de la Dirección de Asuntos consulares y cubanos residentes en el exterior de la cancillería, Ernesto Soberón, ante quienes dicen que la isla se niega a aceptar ayuda solidaria, recordó que durante la pandemia los nacionales que viven en otros países han enviado disímiles donativos.

Según información del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, en los últimos cuatro años la cooperación alcanzó un ritmo anual de 200 millones de pesos en monedas libremente convertibles y, solo en 2020, hubo más de 400 ofrecimientos desde 27 países y ocho agencias.

Cuba practica la solidaridad dentro y fuera de sus fronteras, cómo podría negarse a recibirla, significó la viceministra de Relaciones Exteriores Anayansi Rodríguez, y remarcó que la ayuda sincera y desinteresada siempre será bien recibida.

En tanto, Johana Tablada, de la dirección de Estados Unidos de la cancillería, apuntó que el verdadero objetivo de las campañas actuales es desviar la atención de la responsabilidad del bloqueo económico sostenido por Washington sobre los daños al bienestar y la salud de los cubanos.

De acuerdo con las autoridades de la isla, dicha política, y las más de 240 medidas coercitivas aplicadas por la administración de Donald Trump (2017-2021) y todavía vigentes, afectan el acceso de la nación caribeña a medicamentos, insumos y equipos médicos necesarios contra la COVID-19.

También dificultan la entrada de ayuda al país, como ocurrió con la negativa del Departamento de Transporte norteamericano a las solicitudes de aerolíneas como IBC Airways INC. y Skyway Enterprises INC. para operar vuelos a Cuba con carga humanitaria.

Según reseña el informe presentado a la Asamblea General de las Naciones Unidas en junio pasado, tuvo impacto además en la adquisición de alrededor de una treintena de equipos e insumos relacionados con la producción y estudio de candidatos vacunales contra la COVID-19.

En general las afectaciones al sector de la salud ascendieron a 198 millones 348 mil dólares entre abril y diciembre de 2020, una cifra que en solo nueve meses superó en 38 millones la reportada entre abril de 2019 y marzo de 2020. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *