logo

La Habana, 13 jul.- Cuba participó hoy en el Segmento Ministerial de la Reunión Mundial de Educación, organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), espacio en el que compartió su experiencia en el enfrentamiento a la COVID-19 en el ámbito del sector.

La ministra cubana de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, explicó que durante la pandemia en Cuba se desarrolló el proceso de enseñanza- aprendizaje a distancia, con el uso de la televisión, y el acompañamiento de intérpretes de lengua de señas, como expresión de la inclusión.

Ese proceso contó con la implicación de las familias, convirtiendo los hogares en escuelas, usando las capacidades creadas en el país y poniendo a disposición de todos, de manera sistémica, los medios y tecnologías existentes, expresó.

La ministra destacó que se hicieron adaptaciones curriculares para todos los niveles educativos, para que no se afectara el cumplimiento de los objetivos esenciales de cada grado, y se elaboraron aplicaciones informáticas dirigidas a la familia, con ayudas psicopedagógicas como "MochiMente" y "Mi Clase TV", y su utilización libre de costo, informa la Cancillería cubana.

También resaltó la importancia del papel del maestro en el complejo escenario de la pandemia y aseguró que se ha garantizado la preparación de los docentes.

Durante su intervención hizo énfasis en que en Cuba el efecto de esta terrible enfermedad ha estado matizada por el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos por más de 60 años.

Asimismo, reiteró el compromiso del país para trabajar en un frente unido en función de combatir los efectos de la pandemia y realizó un llamado a reforzar la solidaridad internacional como única salida para superar, de manera sostenible, la crisis que se enfrenta hoy a nivel mundial. (ACN) (Foto: ACN/ Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *