logo

Camagüey, 14 jul.- Leonardo Fernández Suárez, quien se desempeña como ingeniero principal de la Red de Radares del Instituto de Meteorología, el próximo 6 de agosto cumple 30 años desde que enrumbó su camino hacia la ciencia, a favor de la preservación de las vidas humanas.

Con una enorme humildad, rehúye un poco de cámaras y grabadoras, pondera su origen de padres campesinos y su escasez de palabras como limitantes, pero yo, que segundos antes lo escuché explicar su labor a las máximas autoridades camagüeyanas con soltura, insisto porque su verdad no puede quedarse solo entre las paredes de su centro laboral.

El Centro Meteorológico Provincial de Camagüey se fundó el 7 de julio de 1966, pero los antecedentes de la meteorología en la provincia se remontan a 1922.

Dentro de la intensa labor científica que realizan destaca la alerta oportuna ante la ocurrencia de fenómenos naturales que pudieran atentar contra la vida; además de la participación en proyectos de incremento artificial de la lluvia, el desarrollo de una amplia gama de servicios y aplicaciones agrometeorológicas, el pronóstico del tiempo para mediano y corto plazo, la doplerización del radar de Camagüey, la modernización de la red nacional de radares y el desarrollo de un prototipo cubano, que dan al país soberanía e independencia tecnológica.

En tales tareas, las manos y el talento de Leonardo Fernández Suárez son imprescindibles desde hace casi tres décadas. (Texto y foto: Elianis Cutiño López/ Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *