logo

Tokio, 21 jul.- En Internet abundan los sitios dedicados a ver el futuro. Sobre deporte, hacen el pan, y ahora que estamos en tiempos de juegos olímpicos hay predicciones de todo tipo. Incluso, hasta han asignado preseas de antemano.

Sucede igual en cuanto a la probable ubicación de los países en el medallero. Con Cuba no se ponen de acuerdo. Unos dicen que finalizará entre los primeros 20, otros la colocan en la siguiente decena y también existen pronósticos que lanzan a la delegación insular más allá del puesto 30.

Por grande que sea la base de datos para hacer los estudios, y afinados que hayan sido los augurios en ediciones pasadas, esta edición olímpica no se parece a ninguna a causa del impacto de la pandemia. Aunque hay medallas que ya saben de qué cuello van a colgar.

En el triple salto femenino, por ejemplo, nadie ha osado quitarle el oro a Yulimar Rojas, y en esa prueba hay quienes le asignan el bronce a la cubana Liadagmis Povea, dueña del tercer mejor registro de la temporada (14.93 metros).

También en el atletismo Yaimé Pérez es la favorita de la mayoría para lanzar hasta donde nadie el disco, y a su rival más mediática, la croata Sandra Perkovic, campeona en Londres y Río de Janeiro, la colocan ahora como tercera.

El nombre de Rose Mary Almanza suena entre las candidatas al podio en los 800 metros planos. Entre plata y bronce, según los entendidos. Esa es una carrera muy táctica, pero su 1:56.28 minutos alcanzado este mes en Estocolmo la lanza como una de las favoritas. Desde junio no se baja de los dos minutos. Buena señal.

Otra de las cartas cubanas para engordar el medallero es el joven Juan Miguel Echevarría. Tendría que dar el estirón del año, pero él tiene potencialidades para eso. Con menos de 8.50 metros es difícil que agarre un metal. Dicen que está para plata, yo tengo fe en el muchacho.

En el boxeo, Cuba apuesta al doblete de Julio César La Cruz y al debut dorado de Andy Cruz; sin embargo, hay sitios que les dan su voto por el título a Andy y al doble medallista de bronce olímpico Lázaro Álvarez, mientras a Julio César lo mandan para el escalón más bajo del podio. E igual le asignan un tercer lugar a Arlen López. De consumarse el vaticinio, serían dos reyes de Río de Janeiro que no rebasarían la semifinal. ¿Qué les parece?

En la lucha se manejan noticias halagüeñas, pues a los oros de Mijaín López e Ismael Borrero, suman un posible bronce de Daniel Gregorich, todos de la modalidad clásica. (Me han contado que Mijaín se está preparando con todos los hierros, y cuando digo, todos, imagínense cómo están siendo estos días finales del entrenamiento, para conquistar su cuarto título, ningún gladiador hombre ha llegado a tanto en la historia olímpica).

También los pronosticadores acompañan el sueño revanchista de Rafael Alba, quien quedó por debajo de sus posibilidades hace cinco años. Al taekwondoca santiaguero no pocos lo ven como el campeón de Tokio en los más de 80 kilogramos. Se le nota sereno, optimista, enfocado.

Sobre Idalys Ortiz, casi todos la ubican en su tercera final olímpica, aunque creen que será plata. De cualquier forma, si ese fuera el resultado se convertiría en la judoca cubana de mejor actuación en juegos bajo los cinco aros. Igualaría en cantidad de preseas con su ídolo Driulis González (4), ambas con una corona, pero en su caso con una plata más.

Y por último, no menos alentador es el segundo lugar que vaticinan al bote de Fernando Dayán Jorge y Serguei Pérez en el c-2 a mil metros. Sería la consagración del primero y el adiós merecido del segundo.

¿Quieren que les cuente el orden que prevén para el béisbol? Como se extraña a Cuba en este deporte. El oro y la plata se los adjudican a Japón y Estados Unidos, por ese orden, pero el bronce… quién lo iba a decir: Israel. Cómo cambian los tiempos.

Hablaron los visionarios. Ahora toca a los atletas. Seguro que hay tiradores que no creen en la puntería de estos cálculos, ni tampoco concuerdan otros representantes del campo y pista, y de los deportes de combate, quienes saben que el podio no está lejos de sus potencialidades.

Seguro que el mes próximo volveremos sobre este trabajo. (Norland Rosendo/ Juventud Rebelde) (Fotos: Internet)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *