logo

La Habana, 3 ago.- Concluido el proceso de vacunación antiCOVID-19 en los 15 municipios de esta urbe, autoridades sanitarias destacaron la eficacia de la vacuna Abdala en aquellas personas inmunizadas y contagiadas posteriormente con esa enfermedad.

La doctora Bertha Melba Rigosa, especialista en Medicina General Integral y directora del policlínico Primero de Enero del municipio de Playa, declaró a Prensa Latina que, de una población de ocho mil 30 pacientes prevista a vacunar, aplicaron ese fármaco a siete mil 984 sin presentarse eventos adversos.

Rigosa destacó la confianza de la población en los inyectables diseñados por científicos cubanos, manifestada en la masiva participación a las consultas antes de recibir el inmunógeno diseñado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), y confirmó una disminución de los contagios desde el comienzo del proceso de vacunación.

Hemos visto que la mayoría de los casos han transitado prácticamente sin ningún síntoma como un catarro (gripe) más. Ninguno ha llegado a la gravedad ni ha muerto, y eso para nosotros significa mucho, enfatizó.

Recordó que ese centro de salud participó con éxito en la fase III del ensayo clínico de Soberana 02, creada por el Instituto Finlay de Vacunas (IFV) con mil 984 sujetos.

La población se quería vacunar a pesar de ser un estudio y tampoco tuvimos efectos adversos, precisó.

Este lunes transcurrió con normalidad la inmunización con Abdala de un segundo grupo de gestantes y madres lactantes, para un total de 58 y 27, respectivamente, proceso que comenzó el viernes pasado en esta institución.

La funcionaria reiteró que las vacunas prevén la gravedad y el fallecimiento contra la COVID-19 y la persona puede enfermarse, de ahí la necesidad de mantener las medidas sanitarias como el uso de la mascarilla, lavado de las manos, distanciamiento social, sobre todo en aquellas familias en la cual uno de sus miembros no ha sido vacunado.

Por otra parte, la doctora Aurolis Otaño, directora del policlínico universitario Vedado, ubicado en el municipio de igual nombre, comentó que atienden una población de 36 mil 965 habitantes, de las cuales unas 20 mil debían recibir la vacuna Abdala y concluyeron la intervención sanitaria con alrededor de 18 mil.

Se está logrando un nivel de inmunidad tal que cuando el individuo entra en contacto con la enfermedad no evoluciona hasta formas graves y a la muerte. Hemos visto incluso en trabajadores nuestros que evolucionan como una gripe común, resaltó.

Otaño confirmó que no reportaron pacientes graves, críticos y fallecidos después de recibir las tres dosis y completar 15 días  del esquema de vacunación.

Este martes comenzará en La Habana el proceso de recuperación de aquellas personas excluidas durante la intervención sanitaria debido a tratamientos médicos con antibióticos, inmunosupresores o fueron positivos a la enfermedad. (Texto y fotos: ACN)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *