logo

La Habana, 3 ago.- La empresa de promociones artísticas y literarias Artex resaltó el poderío sonoro que legó el bajista y compositor Juan Formell a la música cubana, al cumplirse hoy aquí el 79 aniversario de su nacimiento.

Hoy estaría cumpliendo 79 años, quien hizo bailar a varias generaciones de cubanos y extranjeros. Las cátedras de lo musical la hacen los pueblos con lo mejor de su música y está probado que Formell, fundó su imperio, escribió la entidad en su perfil de la red social Twitter.

Al recordatorio del natalicio del también bajista, arreglista, compositor, productor discográfico y fundador de la emblemática orquesta Los Van Van se sumaron otras instituciones de la cultura en la isla como la Biblioteca Nacional de Cuba y la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales

Natural de la ciudad de La Habana, el multifacético artista tiene, precisamente, en la céntrica avenida del vedado capitalino (23 y P), una tarja conmemorativa a su figura, justo en el sitio donde debutó con su orquesta en 1969.

Desde entonces, sus canciones se volvieron emblemáticas para el pueblo cubano que mucho baila y repite de memoria pegadizos estribillos de temas como Recíbeme, Que no te dé por eso, El agua, Me mantengo, Control, Eso que anda.

Al decir de los especialistas, Formell removió las corrientes musicales con un sello auténtico e incorporó nuevos elementos electroacústicos, dando mayor protagonismo a la batería y los trombones.

Con su estilo llegó la evolución del formato charanguero y se definió el camino de un nuevo concepto conocido como timba y songo, géneros ahora fusionados con otras sonoridades sobre la base de los recursos expresivos del son.

Pero no fue solo la música bailable la que le mantuvo ocupado, pues su quehacer profesional fue notable, también, en el género canción con la musicalización de los versos del Poeta de Cuba, Nicolás Guillén.

Igualmente, escribió música para obras de teatro, entre las que se encuentran La barbacoa (1984, dirigida por Abraham Rodríguez) y Vivir en Santa Fe (1986, del dramaturgo Nicolás Dorr).

Formell fue, además, el autor de la banda sonora de clásicos de la cinematografía cubana como el filme Los pájaros tirándole a la escopeta (1984) del cineasta Rolando Díaz, e incursionó en la televisión en el programa La rueda de casino (1992, de José Milián).

El padre de Marilú, uno de sus populares temas estrenado en sus inicios musicales, obtuvo el Premio Nacional de Música en 2003 y el Premio Mundial Especial de la Música otorgado por el jurado de la World Entertaiment Organization en 2008.

Asimismo, mereció el Doctorado Honoris Causa del Instituto Superior de Arte de Cuba en 2010, el Premio WOMEX al Artista 2013 en reconocimiento a su excelencia musical e inspiró el Festival de la Timba Por siempre Formell, creado en Cuba en 2019.

Tal y como afirmó el periodista Pedro de la Hoz: Si la música cubana para los bailadores ha alcanzado nuevas y muy altas cotas cualitativas desde los años 60 hasta nuestros días, se debe en buena medida a los aportes de Formell. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *