logo

Por Dania Díaz Socarrás/Radio Cadena Agramonte.

“Haga cada cual su parte del deber y nadie podrá vencernos”, con esa útil máxima Marlene Coronado Vice, administradora de la Academia de Boxeo Viet Nam Heroico de Camagüey, aseguró que ahora mismo la fábrica de campeones como ella la llama, tiene su parte en garantizar la calidad de vida de ancianos sospechosos y positivos al SARS-CoV-2.

Ella ha sido testigo y parte de la formación de glorias deportivas y también del sublime mérito de ayudar a salvar vidas en ese sitio, ahora convertido en centro de aislamiento.

Cuenta Marlene que el pasado año, comenzaron a recibir al personal del Servicio Integrado de urgencia Médica, luego a más personal de la salud y a estudiantes que laboraban en zona roja, hace poco a niños con riesgo de padecer el virus, y hoy, los adultos mayores llegan en espera de los resultados de PCR y hasta deciden quedarse cuando no está en riesgo su salud, después de ser pacientes confirmados.

Cuidado y amor se les procura dar ahí, mientras ella recuerda que el local de patios y pasillos atractivos al que cambiarán las lámparas para recibir a los triunfadores de Tokio, es una fábrica de hacer campeones, y hay que darle la razón, de campeones que además, saben que ahora sigue la batalla de la COVID-19, como lo dijo Julio después de la esperada victoria, que ella misma recibió feliz y orgullosa del César.

El reto olímpico de Marlene y los 16 de sus 26 trabajadores vinculados a la atención a sospechosos y positivos al coronavirus, es ahora cuidar a esos abuelos con el empeño de las grandes luchas, de quien le pone la misma voluntad a cada meta nueva y por eso no duda de que de este campeonato también saldrán airosos con la dignidad de los Guerreros de el Mayor. (Fotos de la autora)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *