logo

La Habana, 8 ago.- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, indicó a los dirigentes locales y las fuerzas del orden interior, cerrar filas a la venta ilegal de medicamentos, un fenómeno negativo en medio del azote de la COVID-19.

Durante la reunión del grupo temporal de trabajo para el enfrentamiento a la pandemia, el mandatario dijo que se acabó la contemplación en los territorios con estas conductas, y señaló que existen las maneras operativas para contrarrestarlas, según reseñó el sitio de la Presidencia.

Díaz-Canel criticó la pasividad con la cual se ha actuado en este asunto, ampliamente denunciado por la población y que hace más difícil la situación de la nación caribeña, pues ante la escasez de fármacos algunos individuos se aprovechan y los venden a altos precios a través de las redes sociales.

El jefe de Estado orientó a las autoridades locales meterse de lleno en la solución del problema y de forma coordinada con el Ministerio del Interior proceder a decomisar todos los medicamentos comerciados ilegalmente, los cuales serán situados en los hospitales y lugares dedicados a la atención de los enfermos de COVID-19.

El primer ministro, Manuel Marrero, significó que se está lucrando con un tema muy sensible, pues el costo de algunos renglones puede llegar incluso a dos mil y tres mil pesos (entre 83 y 125 dólares estadounidenses) el blíster de pastillas.

Cuba reportó este sábado ocho mil 893 nuevos contagios, dispersos en 160 municipios, de los 168 del país, según informó el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán.

Esa notable propagación es uno de los elementos más peligrosos del escenario epidemiológico actual, explicó el especialista, quien añadió que 11 de las 15 provincias tienen casos positivos en todas sus demarcaciones.

Otro aspecto que enciende las alarmas es la alta incidencia de la enfermedad, que a nivel nacional alcanza los mil 180 casos por cada 100 mil habitantes, aunque en algunos territorios es mucho más elevada.

Tal es el caso de Ciego de Ávila (3152,5), Cienfuegos (3 152,2), Matanzas (2048,2), Guantánamo (1859,3), Mayabeque (1329,7), La Habana (1141,4) y Artemisa (1130,2), entre las cuales solo Matanzas muestra una tendencia a la disminución del número de nuevos diagnosticados.

En ese contexto el país actualiza los protocolos de enfrentamiento a la epidemia, aunque urge mayor atención y rigor en el control de ingresos y aislamientos en los domicilios.

Solo en los últimos 15 días se confirmaron 131 mil 992 personas con el SARS-CoV-2, cifras que hablan de la complejidad que tiene la emergencia sanitaria en la isla antillana. (PL) (Foto: Estudios Revolución)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *