logo

La Habana, 9 ago.- Cuba atraviesa un complejo escenario epidemiológico con el incremento de casos positivos a la COVID-19, así como el número de fallecidos, por tal razón, el país ha actualizado el protocolo de actuación ante el SARS-COV-2 con el objetivo de dinamizar el diagnóstico y tratamiento de casos confirmados, a medida que avanza la vacunación de la población.

La doctora María Elena Soto Entenza, jefa del departamento de atención primaria del Ministerio de Salud Pública explicó en el sitio web del Ministerio de Salud Pública que el nuevo protocolo incluye el ingreso domiciliario para contactos y confirmados de bajo riesgo (tanto asintomáticos como sintomáticos leves).

El ingreso en instituciones médicas será solo para pacientes contagiados de bajo y mediano riesgo con síntomas moderados o leves y las personas que no tengan buenas condiciones en sus casas.

Son hospitalizados también los pacientes menores de 12 años, las embarazadas y puérperas, los niños de 12 a 18 años con enfermedades crónicas,así como las personas con enfermedades de base que presenten condiciones clínicas desfavorables.

La especialista comentó que aunque el protocolo ideal es que el médico y la enfermera de la familia visiten diariamente a los pacientes diagnosticados en el hogar, debido al aumento de casos, esto no es posible, por ello se han creado grupos de trabajo conformados por otros médicos, enfermeras, estomatólogos, tecnólogos y estudiantes de Ciencias Médicas con el fín de detectar cualquier anomalía y evitar complicaciones de la enfermedad. 

En estos casos, el enfermo sería remitido inmediatamente a una institución hospitalaria.

Para que una vivienda esté apta para el ingreso domiciliario en la misma no debe existir hacinamiento ni afectaciones en el abasto de agua. (Texto y foto: Granma)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *