logo

Camagüey, 10 ago.- Este martes será testigo de la extracción de sangre a niños voluntarios para el estudio Ismaelillo, un equipo de trabajo del Centro Estatal para el Control de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos, CECMED, que recién llegó a Camagüey, para supervisar la calidad del ensayo clínico con Abdala en poblaciones pediátricas, en los momentos por los que transitó y transita ahora.

Las revisiones se harán con vistas al inicio de la etapa en que se completarán los alrededor de 300 niños que conforman las dos primeras fases del estudio, con la extensión a todos los policlínicos de la inmunización iniciada hace una semana que solo ha abarcado a 44 menores de 12 años y que tendrá la semana próxima su mayor impacto.
 
Al frente del equipo llegó la Doctora en Ciencias Diadelis Remírez Figueredo, investigadora titular del CECMED e inspectora de buenas prácticas clínicas, quien explicó que el objetivo es comprobar la calidad de tales prácticas durante el estudio.
 
Las visitas incluirán, por tanto, los servicios de farmacia, la Empresa Comercializadora de Medicamentos en la provincia y la digitalización de los datos diarios, además de los eslabones imprescindibles del proceso, entre ellos la extracción de sangre que presenciarán en la mañana de este martes y la propia administración de Abdala.
 
Agregó que su misión y la del equipo también integrado por otros dos especialistas del Cecmed, es acompañar y dejar las recomendaciones pertinentes luego de analizar las condiciones reales del estudio, más allá de los informes que desde el inicio reciben; al tiempo que reiteró la confianza en Camagüey por el probado dominio de los estudios de vacunación en edades pediátricas.
 
Además de Ismalillo, el centro supervisa el ensayo clínico en poblaciones pediátricas con Soberana, por lo que este es el segundo y concentra ahora la atención de ellos una vez que el anterior está en un positivo punto de su progreso.
 
La investigadora titular resaltó así la importancia de que este estudio llegue a feliz término para que la vacuna se extienda a todos los niños y adolescentes, más aún tras el lamentable incremento del impacto del virus en las primeras edades.
 
El lunes próximo se espera que la primera dosis de Ismaelillo llegue a los hombros de más de 200 niños de tres a 11 años, mientras adolescentes vacunados en la primera etapa reciben ya su segunda y tercera dosis, para marcar más pasos en el camino a la inmunización de todos los infantes cubanos. (Texto y foto: Dania Díaz Socarrás/Radio Cadena Agramonte) 


Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *