logo

El 10 de agosto se celebra en Cuba el Día del trabajador de ese sector.

Camagüey, 10 ago.- En medio de un difícil escenario epidemiológico provocado por la COVID-19, no se detienen las inversiones dentro de la infraestructura hidráulica en Camagüey, dirigidas fundamentalmente a las prioridades en el abasto de agua a la población.

Betsy Rodríguez Cardoso, directora de inversiones del sector en la provincia, explicó que se mantienen las acciones dentro de la planta potabilizadora Amistad Cubano- Búlgara, donde se sustituyen los motores de la propia estación de bombeo de ese enclave, además del montaje de equipos en otras áreas encargadas de la potabilización del agua.

La especialista agregó que al concluir el presente año se espera poder contar con equipamientos nuevos para la cloración del agua con el montaje de novedosa tecnología, única de su tipo en estos momentos en las plantas del país.

También se trabaja en la culminación de unos 27 kilómetros de conductora desde la presa Pontezuela y se concluye la colocación de la tubería que trasladará el agua desde el embalse Máximo, donde sus respectivas estaciones de bombeo también contarán con equipos nuevos al finalizar el año, que entregarán mayor volumen con menos consumo de energía.

Por otra parte, Rodríguez Cardoso agregó que se enfrascan para terminar la ampliación de las redes hidráulicas que beneficiarán a más de 18 mil habitantes de los repartos Modelo, Juanito e Imán que no contaban con el servicio de conexión intradomiciliaria de agua potable.

En tanto, prosiguen las inversiones en la parte norte de la provincia. En el presente año se culminarán cuatro kilómetros de la conductora que abastece al balneario de Santa Lucía, la cual es objeto de rehabilitación.

En el municipio de Esmeralda, durante la actual etapa, se ejecuta un grupo de obras que contribuirá al desarrollo de esa demarcación, con un gran impacto en la vida económica y social del territorio. Allí se trabaja en el sistema de residuales del poblado Jaronú por las condiciones de precariedad en que se encuentra el mismo, lo cual provoca una alta contaminación ambiental, a la vez que se labora en la terminación de dos lagunas de oxidación con capacidad para recibir todo el residual del lugar.

Por otra parte en la comunidad Lombillo se le da continuidad a la conclusión de una planta desaladora con tecnología de fabricación alemana, que favorecerá el abasto de agua a los pobladores de esa demarcación costera; en tanto, prosiguen las inversiones en Cayo Cruz, en función del polo turístico. (Gleibis Gómez Durva/ Radio Cadena Agramonte) (Foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN/ Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *