logo

Comenzó segunda fase de Ismaelillo en policlínicos de la capital camagüeyana (+ Fotos)


Camagüey, 17 ago.- Este lunes inició la segunda fase del ensayo clínico con la vacuna Abdala en poblaciones pediátricas, en el grupo de tres a 11 años.

La doctora Caridad Agüero Betancourt, investigadora principal del estudio en el área de salud Ignacio Agramonte y Niurka Canino Méndez, especialista en Medicina General Integral a cargo de la observación de los niños vacunados, explicaron que hasta el momento, en ninguno de los infantes de ese grupo etario se han reportado reacciones ni siquiera moderadas, apenas las más leves como somnolencia o dolor en el sitio del pinchazo.

Tienen como referencia, no solo a los que observaron este lunes durante una hora, sino también a los 44 de ese rango de edades a los que se aplicó la primera dosis la semana pasada, que ya fueron observados también en distintos períodos de días alternos y en todos los casos se mantienen sin reacciones adversas.

Por su parte, la enfermera Yubisleidys Rodríguez Fernández comentó lo sensible de la experiencia que le ha exigido desdoblarse en la atención a los niños, paralelo a las buenas prácticas que no pueden faltar para asegurar la higiene y calidad del proceso.

Los pequeños vacunados, tras el temor de la aguja y algunas caras volteadas, coincidieron en que dolió poco, gracias a las manos de la seño y reconocieron la importancia de ese pinchazo para estar protegidos contra la COVID-19 y volver a las aulas y salones con sus amigos.

Keilis Alicia Tomás, con 10 años de edad, dice que solo sintió una molestia cuando le retiraron la jeringuilla porque fue muy rápido, mientras que Tiago con apenas cinco años solo consigue afirmar que está feliz y que se siente bien un rato después de haber recibido la primera dosis de Abdala.

Jorge Antonio, de 11 años de edad, agrega que está vacuna lo protege de llegar a la gravedad si se contagia con el virus, que la crearon los científicos para ayudar al pueblo cubano y la Revolución ha sacrificado mucho para que todos estén inmunizados, por eso él también colabora poniendo su brazo.

Cada uno de estos pequeños, con más o menos conciencia de la hazaña que forman parte, se convierten de esta manera en héroes, iniciadores de una etapa de enfrentamiento al nuevo coronavirus y que tiene como plaza a Camagüey. (Texto y fotos: Dania Díaz Socarrás/Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *