logo

Por Dannys Hernandez de Luaces/Radio Cadena Agramonte.

El aumento de la cifra de personas con más 60 años en el mundo representa un desafío para los gobiernos de hoy, si no se establecen políticas sociales adecuadas a este grupo poblacional.

Cuba en ese sentido cuenta con un programa Nacional de Atención Integral al Adulto Mayor, el cual garantiza su cuidado y tiene como fin lograr una vejez activa y saludable.

Un ejemplo es la creación de las casas de abuelos, entornos diseñados para que los ancianos aumenten la confianza en sí mismos, mejoren su estado anímico y sicológico y tengan una óptima calidad de vida.

Por nombrar otros de los tantos programas sociales destinados a las personas de la tercera edad, es el Sistema de Atención a la Familia, surgido en 1998, con el propósito de prestar servicios de alimentación a ese segmento poblacional.

Estos son algunos de los logros de la Revolución cubana, que aunque enfrenta varias limitaciones provocadas por el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por las diferentes administraciones de los Estados Unidos, los dirigentes de la nación destinan cada año considerables recursos para mantener vigente hasta hoy ese programa.

En el actual contexto epidemiológico generado por la COVID-19, la mayor de las Antillas ha tomado como premisa defender la vida de los octogenarios, estableciéndose en cada territorio estrategias que van dirigidas a protegerlos, como la intervención sanitaria, el servicio a domicilio de medicamentos y módulos alimenticios.

Cada día el Estado Cubano trabaja para edificarles espacios donde se sientan felices y útiles, y sobre todo, en donde puedan disfrutar de la libertad y el respeto. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *