logo


La Habana, 19 ago.- El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, aseguró hoy que Cuba libra con innovación una batalla por la vida en el enfrentamiento al coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.

A través de un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter, el canciller cubano señaló que durante la pandemia, los intentos del país por adquirir ventiladores pulmonares mecánicos fueron frustrados debido a las restricciones del bloqueo que impone Estados Unidos.

Dichas restricciones, advirtió Rodríguez Parrilla, provocaron la suspensión de relaciones comerciales de empresas extranjeras con Cuba.

“Intentos para adquirir ventiladores pulmonares mecánicos fueron frustrados por restricciones del bloqueo de EEUU que provocaron la suspensión de relaciones comerciales de empresas extranjeras con Cuba. #Cuba libra con innovación una batalla por la vida”, tuiteó.

En su mensaje, el jefe de la diplomacia cubana compartió un video en el que se evidencia la innovación de científicos cubanos para suplir las afectaciones provocadas por la cruel e inhumana política.

Mitchell Valdés-Sosa, director del Centro de Neurociencias de Cuba (CNeuro), comentó en el audiovisual que esa institución durante la pandemia en el país debió transformar su encargo y misión, para involucrarse en la respuesta a la COVID-19.

Cuba tradicionalmente importaba sus propios ventiladores, pero cuando la pandemia llegó al país, el expresidente estadounidense Donald Trump recrudeció aún más el bloqueo y eso hizo nos dificultó la compra de esos equipos médicos, alertó el científico cubano.

Valdés-Sosa detalló que el país tuvo la necesidad de prepararse urgentemente para la pandemia, por lo que se decidió fabricar nacionalmente los ventiladores pulmonares.

Aseguró que ahora, con el alza de casos de COVID-19 en Cuba, ha aumentado la demanda de ventiladores y CNeuro ha sido capaz de proveer estos equipos a los hospitales.

Se han desarrollado en Cuba dos modelos de ventiladores, uno basado en un diseño de código abierto compartido en internet por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). De este modelo, a fines de agosto, se deberían entregar al sistema de salud unos 250 equipos.

El otro modelo, explicó Valdés-Sosa, es basado en un diseño del Colegio Universitario de Londres; se trata de un ventilador no invasivo, que fue adaptado a los componentes presentes en Cuba.

Este diseño liberaría los ventiladores más sofisticados para usarlos en los casos más severos; hemos fabricado otros 250, por lo que suman 500 los entregados al sistema sanitario nacional, concluyó el titular de CNeuro en el audiovisual. (ACN)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *