logo


Naciones Unidas, 20 ago.- El próximo segmento de alto nivel de la Asamblea General de la ONU, a celebrarse del 20 al 28 de septiembre, estará marcado nuevamente por la pandemia de Covid-19, que empeora hoy en varias latitudes.

El devenir de la crisis sanitaria en el mundo y especialmente en Nueva York -ciudad sede del organismo multilateral-, dictará las medidas a tomar y las características de ciertos eventos con respecto a si se realizarían de manera virtual o presencial, y el número de asistentes posibles.

Así indica una disposición de la Asamblea General de Naciones divulgada de cara a esta cita anual, en la cual se espera el uso de mascarillas en interiores y el seguimiento de estrictos protocolos sanitarios.

El debate general del septuagésimo sexto período de sesiones ocurrirá del 21 al 27 de septiembre, informa ese documento y precisa que pueden existir cambios organizativos de acuerdo con evaluaciones de riesgos y a la situación en Nueva York.

Para limitar el número de personas en la sede, el acceso físico y la presencia en el salón de la Asamblea General se limitará a cuatro representantes por Estado miembro y Estado observador, incluido el jefe de Estado o de Gobierno.

Igual que en el segmento de alto nivel del año anterior, los líderes internacionales podrán presentar sus declaraciones de forma pregrabada en video. La entrada a la sede de la ONU se realizará de forma restringida a fin de gestionar el riesgo general y asegurarse de mantener el espacio adecuado para el distanciamiento.

Todas las personas que ingresen al edificio deberán dar fe de que no tienen síntomas o fueron diagnosticados positivos a la Covid-19, o que no han tenido contacto con personas contagiadas o con síntomas de esa enfermedad.

Dentro de la sede se habilitarán condiciones para permitir el paso por diferentes lugares sin necesidad de contacto con superficies de puertas, aumentarán las estaciones de desinfección de manos y habrá pasarelas para mejorar el flujo.

Como parte de las medidas de protección personal, se espera que todos los asistentes al evento usen mascarillas en interiores. También se cumplirán protocolos de higienización de los lugares entre reuniones, especialmente en las superficies de alto contacto.

La crisis sanitaria ha transformado la forma en que se desarrollan los eventos en el edificio de Naciones Unidas en Nueva York, el cual estuvo cerrada casi todo el año pasado y solo se permitía un acceso muy restringido.

Debido a la pandemia, por primera vez en su historia el segmento de alto nivel de la Asamblea General sesionó mayoritariamente de forma virtual en septiembre de 2020 y sin la presencia física de cientos de líderes mundiales, como es usual en estas fechas.

En julio de este año, la ONU abrió nuevamente, se levantaron los límites de ocupación diaria y pudieron volver a sus oficinas quienes estaban en teletrabajo. (PL) (Foto de archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *