logo

La Habana, 20 ago.- Autoridades del Centro Nacional de Neurociencias de Cuba (Cneuro) informaron que prevén entregar más de mil conectores en forma de Y para circuitos ventilatorios y suministrar oxígeno a pacientes con COVID-19.

Según declaró al diario Granma la jefa del Departamento de Diseño y Tecnologías de Avanzada del Cneuro, Yanet Garriga, dicha entidad incrementó la producción de esos dispositivos de alta demanda empleados por estos días en las instituciones hospitalarias y que permiten brindar oxígeno a dos personas a la vez.

Explicó que se trata de conectores obtenidos en impresoras tridimensionales (3D) y fabricados a base de un material llamado Biomedclear, el cual está avalado por un certificado de grado médico, pruebas de toxicología, estudios hechos en animales y se utiliza en aparatos con gases.

Garriga señaló que este aparato para circuitos ventilatorios ya se había diseñado desde el año pasado, en respuesta al enfrentamiento a la pandemia.

“A raíz de la rotura de la planta de oxígeno en nuestro país, se demandó una cantidad superior de conectores y se incrementó la producción, para la cual Cneuro se dio a la tarea de diseñar y modelar, desde el taller, todos los dispositivos necesarios”, resaltó.

Además de los conectores para circuitos ventilatorios, el Centro Nacional de Neurociencias de Cuba fabrica los filtros para evitar la contaminación en aparatos de ventilación asistida.

Otro de sus productos relevantes son los ventiladores pulmonares PQ20, de los cuales le han entregado más de 180 al sistema de Salud Pública de la nación caribeña; así como las mascarillas e hisopos para pruebas PCR.

EL PQ20 es un producto orientado a la ventilación mecánica de emergencia en pacientes adultos, y cuenta con un plan de fabricación de 250 unidades.

El equipo, de acuerdo con declaraciones recientes de Ernesto Velarde, ingeniero en Telecomunicaciones del Cneuro, ya obtuvo la autorización para su uso en las salas de postoperatorio, y actualmente está en proceso de certificación a fin de que pueda emplearse también en las terapias intensivas.

Fue creado para su utilización por periodos no mayores de 24 horas de trabajo ininterrumpido, y según Velarde, puede resultar de gran ayuda tanto en las unidades de cuidados intensivos de emergencia, como en salas de recuperación y durante el traslado dentro y fuera del hospital. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *