logo


La Habana, 22 ago.- Tras meses con dificultades en la industria farmacéutica cubana, la tendencia de la producción de medicamentos marcha hoy hacia la recuperación, aseguró la directora de Operaciones y Tecnología de BioCubaFarma, Rita María García.

La especialista del Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica (BioCubaFarma), refirió que antes de finalizar el año se prevé disminuir las afectaciones y el número de faltas sea inferior al de la actualidad.

En entrevista con el diario Granma especificó que de los 359 medicamentos que conforman el cuadro básico, 251 deben estar abastecidos en el Sistema Nacional de Salud al cierre de este 2021.

Sin embargo, aclaró, a pesar de que trabajan para resolver la situación en el menor tiempo posible, el déficit de fármacos no tendrá una solución inmediata.

La directora de Operaciones y Tecnología de BioCubaFarma precisó que en el caso de la Azitromicina, antibiótico altamente demandado en el tratamiento de la Covid-19, reinició recientemente la fabricación en la Unidad Empresarial Novatec, perteneciente a la Empresa Laboratorios MedSol.

Empero, señaló, por su elevada demanda, las actuales producciones no alcanzan para llevar a toda la red de farmacias.

Por ello, garantizarán el abastecimiento, por el momento, solo a los centros hospitalarios donde atienden pacientes positivos al SARS-CoV-2, patógeno causante de la enfermedad.

García refirió que los fármacos elaborados por la red de laboratorios de BioCubaFarma con destino al uso hospitalario y los correspondientes al protocolo de atención a pacientes con la Covid-19, tienen garantizada una cobertura de entre un 70 y un 80 por ciento.

Detalló que un 30 por ciento del cuadro básico de medicamentos continuará afectado, pues la recuperación de la manufactura está enfocada en aquellos fármacos de máxima prioridad, como los controlados por tarjeta, indicados para enfermedades crónicas y los antibióticos.

Por su parte, los que van destinados a la red de farmacias, aún mantienen afectaciones, aunque han laborado en las tarjetas de control y en aquellos utilizados en el tratamiento de enfermedades crónicas.

Al referirse a los antibióticos orales, recalcó que desde el mes de julio reactivaron la fabricación de varios de ellos como la Amoxicilina, la Cefalexina, la Cefixima, el Co-Trimoxazol y la Ciprofloxacina.

Afirmó que los insumos para casi todos esos medicamentos están en el país, lo cual no significa su disponibilidad inmediata, pero sí la recuperación paulatina en las producciones.

Explicó que, debido a la pandemia de Covid-19, lidian constantemente con dificultades para importar medios necesarios en la fabricación, existen demoras en la llegada de las materias primas, y deben hacer frente a situaciones como cierre de fábricas productoras de insumos.

A ello se suman obstáculos como la inestabilidad en los proveedores internacionales y otros destinados al financiamiento y las operaciones bancarias producto del bloqueo económico de Estados Unidos a la nación caribeña. (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *