logo

Ingentes esfuerzos para enfrentar transmisión comunitaria de la COVID-19 en Florida



Camagüey, 22 ago.- En estos momentos, el municipio de Florida presenta la situación más complicada respecto a la incidencia de la COVID 19 en la provincia de Camagüey, con tasas que superan los 2 mil enfermos por cada 10 mil habitantes, lo que ha obligado a implementar medidas estrictas para intentar cortar la transmisión comunitaria que hoy enfrentan.

Según explicó Evelyn Márquez Álvarez, Vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular, allí se han implementado medidas extremas, como la restricción de movilidad a partir de las 11 de la mañana, reforzamiento de pesquisas e incremento de la atención médica en la comunidad. Además, se incluye suspensión del transporte, a excepción de casos autorizados, la organización por turnos para la venta en las tiendas en MLC, así como acercar alimentos a los hogares a través de servicios de mensajería, pero el resultado aún no es el que se necesita.

En la visita del equipo de prensa se pudo constatar que, en el horario de la mañana, con un comportamiento similar al del municipio cabecera, las calles principales del territorio parecen acoger una peligrosa normalidad, pues entre extensas colas y masividad de circulación vehicular, ciertamente Florida no luce como quien se juega la vida.

Acciones rápidas para problemas puntuales

Concientes de estas vulnerabilidades, Evelyn Márquez, explica que de conjunto con la PNR y la DIS, los factores comunitarios recorren los conejos populares para aplicar los decretos establecidos para todo el que incumpla con el uso correcto del nasobuco o viole la movilidad restringida si ningún motivo, porque “hemos podido constatar que las personas muchas veces no están en la calle ni siquiera para comprar algo que necesiten”.

También se ha dirigido el trabajo hacia la zona de la carretera central, donde se podían encontrar muchos ciudadanos intentando viajar fuera del municipio, lo que está estrictamente prohibido, si no cuenta con la debida autorización, además, se hizo un gran esfuerzo por completar la fuerza de salud necesaria para cubrir todas las zonas.

“Hacia los consultorios del médico de la familia de las áreas Norte y Sur se dirigieron los refuerzos, y ya se logró visitar y controlar a la totalidad de los positivos que se encuentran en los domicilios, y otros jóvenes se insertaron en la rotación de 24 horas en los centros de aislamiento o en los dos hospitales con los que contamos”.

“Es válido apuntar que las edades que más casos están generando son los adultos mayores y las pediátricas, hacia allí se dirigen los principales esfuerzos, y ya podemos asegurar que en las últimas dos jornadas se verifica el descenso en la tasa de infección de los niños, lo que, comportamiento que con la incorporación de los médicos necesarios, se debe mantener y extender a todos los grupos etéreos”.

La vida dentro del evento

El municipio acoge hoy varios eventos de transmisión, y hacia el interior de los límites que marcan las cintas que los delimitan, parece que se ha logrado un nivel de organización y atención bastante aceptable para los que conviven con la COVID en sus hogares.

Tal es el caso del llamado Máximo Gómez, ubicado en el Consejo Popular Agramonte, que acoge a 327 familias en 104 viviendas afectadas, y que hasta la víspera reportaba 17 casos positivos.

Ramón Rodríguez Ramírez, el Presidente de la Zona de Defensa 02, explicó que en el área se paralizó completamente la movilidad, y para que nadie deba abandonar sus casa, a través de la mensajería se les llevan los medicamentos controlados, se ha vendido carne de cerdo, viandas, maíz, pan, yogurt, batido de helado y lo que puedan necesitar individualmente también se les hace llegar.

Bien sabe Yanet Fabelo Rodríguez de la angustia que impone el virus, ella ya lo vivió, y ahora, aislada en la zona del evento, espera por el resultado del PCR de sus padres ancianos.

“Esto está cerrado hace ya una semana y la atención médica es muy buena, pasan todos los días, en la mañana y la tarde, y le hacen un examen muy profundo a todos los que están confirmados, o con sintomatología sospechosa”.

Ante la pregunta del porqué del alza abrupta de los casos en el municipio, la respuesta de Yanet no se hace esperar: “porque hay mucha irresponsabilidad, en las personas que están contagiadas, los convalecientes, y hasta los sospechosos, que sintiéndose mal salen a la calle o hacen visita a los vecinos, eso yo lo he podido ver, y puede que otras cosas fallen, pero la irresponsabilidad es lo primero”.

“Yo tuve COVID, y estuve muchos días mal, hasta que tuve el diagnóstico, pero de mi casa no salía, me atendían mis hijos y mi nuera, sin embargo ninguno de ellos se contagió”.

La responsabilidad personal es lo primero, sí, pero para evitar que los floridanos, y camagüeyanos en general se vean obligados a salir a las calles, hay que garantizar un mínimo de condiciones en su entorno cercano.

No es fácil, lo sabemos, la escasez de recursos y el agotamiento mellan, pero lo que sí tenemos no puede estar mal manejado, las decisiones deben enfocarse en los verdaderos problemas, que hoy identificamos como desorganización e indisciplina.

No se puede cansar Florida, y mucho menos Camagüey, porque en esta batalla se juega la vida, aunque muchos no quieran entenderlo. (Elianis Cutiño López / Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *