logo

La Habana, 24 ago.- Cuba prevé para noviembre venidero que prácticamente toda la población estará vacunada contra la COVID-19, por lo cual el ritmo de inmunización comenzará a acelerarse a partir del próximo mes, se conoció hoy.

De acuerdo con declaraciones al diario Granma del presidente del grupo empresarial BioCubaFarma, Eduardo Martínez, el objetivo es comenzar a partir de septiembre un proceso más rápido y llegar a las personas con edad avanzada y enfermedades crónicas, que los hacen más susceptibles a complicaciones y muerte.

Para ello, dijo, el pronóstico es que en lo que queda agosto y septiembre tengamos prácticamente todas las dosis de vacunas para inmunizar a nuestra población.

“Entre el noveno y décimo mes del presente año también se suministrarán las dosis sin Tiomersal para los alérgicos a ese compuesto y se vacunarán con una inyección a los convalecientes de la COVID-19”, reveló el titular del Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba.

Recalcó los esfuerzos del país para superar grandes retos y fuertes obstáculos que impone el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos para producir a gran escala los preparados vacunales, “pero lo estamos logrando”, señaló.

Lea también: Se extiende a toda la provincia de Camagüey aplicación de la vacuna Abdala

“Desde que comenzamos a informar sobre el desarrollo de nuestras vacunas explicamos que en 2021 toda nuestra población estaría inmunizada. Es un compromiso que tenemos y vamos a cumplir”, resaltó Martínez.

Al referirse a la capacidad de las tres vacunas cubanas: Soberana 02, Soberana Plus y Abdala, contra la variante Delta del SARS-CoV-2, explicó que las evidencias científicas de la nación antillana probaron efectividad de los productos, incluso en el escenario de circulación de esa modificación del coronavirus.

“Son muy buenas y alentadoras, aunque se debe seguir midiendo la repercusión en la reducción de la gravedad y la muerte, en la medida en que avanza la inmunización de la población”, puntualizó.

Indicó, además, que en Cuba, la vacunación a la población comenzó desde el mes de mayo, y hasta el 14 de agosto 2,6 millones de personas habían recibido las tres dosis y tenían, como mínimo, 14 días después de la última, que es el tiempo a partir del cual se pude medir la efectividad.

“Según los datos del Ministerio de Salud, solo el 0,96 por ciento de esas personas completamente vacunadas se habían infectado con el virus y la sobrevivencia era del 99,9956 por ciento, o sea, solo el 0,0044 por ciento, murieron”, detalló.

Asimismo, en La Habana, donde más avanzó la vacunación, encontramos que la mortalidad por 100 mil habitantes entre las personas completamente vacunadas al cierre del 14 de agosto era de 2,7, mientras que entre los no vacunados era de 117, o sea, una reducción de la mortalidad de 43 veces, aseveró el titular de BioCubaFarma.

Aseveró que también se ha encontrado, después de aplicada más de 10 millones de dosis, una baja tasa de efectos secundarios, lo cual ratifica el alto nivel de seguridad de los preparados vacunales.

“La clave para salir de esta situación es seguir completando la vacunación, y mantener el cumplimiento de las medidas de protección individual y colectivas”, concluyó Martínez. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *