logo


Quito, 25 ago.- En el Arbol de la Vida, que custodia los restos del reconocido artista de la plástica de Ecuador, Oswaldo Guayasamín, descansa desde hoy Maruja Monteverde, primera esposa del llamado Pintor de Iberoamérica.

Su ojos se cerraron a los 103 años, rodeada de la gran familia que creó la pintora junto a su único amor, quienes la honraron, pues como dijera su nieto Alfredo Vera Guayasamín, 'a Marujita no se le dice adiós'.

'Hoy no venimos a despedirla. Venimos a honrarla, a ponerla junto al hombre que amó siempre. Ahora, físicamente se va, pero el espíritu nunca muere', aseguró ante hijos, nietos, bisnietos, intelectuales y amigos que asistieron al acto de colocación de sus cenizas junto a las del pintor.



Frente al pino sembrado por Guayasamín, el homenaje fue además entre flores, mariposas y con canciones que le gustaban como la Niña de Guatemala (musicalización de un poema de José Martí) y Caderona (cumbia colombiana).

Un brindis con su licor anisado Chinchón y un círculo alrededor del espacio donde fueron colocados sus restos, cerró la ceremonia, marcada por un profundo ambiente de calidez.



Entre vivencias recordadas, lágrimas y risas, desde el mirador de Quito donde vivió por décadas, el Arbol de la Vida cobijó a la pintora, que hizo a un lado su profesión para ayudar a su esposo en la conquista del mundo con el arte.

Cuenta su familia que se conocieron en la Escuela de Bellas Artes de Quito, donde ambos eran estudiantes, y a partir de la pasión compartida por la pintura, surgió, con los años, el amor.

'Espérame, si no entiendes la razón, con poemas robaré tu corazón...', le escribió Guayasamín y así fue, entre poesía y pinturas. Ella enfrentó a la sociedad, a sus padres y lo acompañó en su andar, así como en su crecimiento personal y profesional.

Desde hoy, en la Fundación Guayasamín y la Capilla del Hombre, obra monumental que rinde tributo al ser humano, no será una, sino dos, las luces que se mantendrán encendidas, porque una vez reunidos, Marujita y Oswaldo siempre van a volver. (Sinay Céspedes Moreno/PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *