logo


Afganistán, 28 ago.- Al menos 170 personas, entre ellas 13 militares de Estados Unidos, murieron en un doble atentado suicida en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, escenario de la compleja operación de evacuación puesta en marcha tras la toma de la capital por parte de los talibanes, desde el pasado 15 de agosto.

El ataque, reivindicado por el grupo extremista Daesh, ha intensificado los cuestionamientos de la decisión del presidente de EE.UU, el demócrata Joe Biden, de retirar a las tropas estadounidenses de Afganistán. De ahí que ahora, tanto el mismo Biden como la vicepresidenta Kamala Harris, sean cuestionados por la oposición estadounidense.

“¿Debería Biden dimitir o ser expulsado por su gestión en Afganistán? ¡Sí!, escribió en Twitter el senador republicano Josh Howell, al tiempo que reforzó su mensaje, asegurando que “en este momento, está claro que no tiene ni la capacidad ni la voluntad de liderar. Biden debe renunciar”, remarcó.

La senadora Marsha Blackburn, de la minoría conservadora, llamó a renunciar no solo al jefe de Estado sino a varias autoridades relacionadas con las decisiones en Afganistán.

“Joe Biden, Kamala Harris, (el secretario de Estado) Anthony Blinken, (el secretario de Defensa) Lloyd Austin y el general (Mark) Milley (jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU.) deberían renunciar o enfrentar un juicio político, y ser removidos de sus cargos”, señaló en la misma red social.

Por su parte, Nikki Haley, exembajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas durante la Administración anterior, presidida por Donald Trump, urgió a Biden a renunciar inmediatamente a su cargo. Sin embargo, expresó su preocupación de dejar a la vicepresidenta Kamala Harris a cargo.

“Debería Biden apartarse o ser removido por su manejo de Afganistán? Sí. Pero eso nos dejaría con Kamala Harris, que sería 10 veces peor. Que Dios nos ampare”, tuiteó Haley.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha respondido a las peticiones de legisladores republicanos de la dimisión de Biden y ha sentenciado que “no es un día para la política”.

“Esperamos en este día que cualquier estadounidense, electo o no, nos apoye en nuestro compromiso de perseguir, luchar y matar a esos terroristas donde quiera que vivan, así como a honrar la memoria de los miembros del servicio”, ha declarado en rueda de prensa.

Sin embargo estas críticas no son nuevas. Antes de la matanza del jueves en Kabul, Biden era blanco de señalamientos por decidir retirar de forma apresurada a los militares del país asiático, lo que a todas luces, facilitó la toma del gobierno afgano por los talibanes, y para muchos, incluido su predecesor Donald Trump, ha sido la peor derrota en la historia de Estados Unidos. (Tomado de CubaSí)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *