logo


La Habana, 29 ago.- Los vientos y lluvias del huracán Ida no provocaron grandes afectaciones en los territorios del occidente cubano, por donde transitó en la tarde y noche del viernes, según se informó en el encuentro del Grupo temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus.

Encabezada por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, en la videoconferencia de la jornada, los gobernadores de Pinar del Río, Artemisa, La Habana y Mayabeque, y el intendente de la Isla de la Juventud informaron sobre los saldos dejados por  Ida en sus territorios.

El gobernador de Pinar del Río, Rubén Ramos Moreno, expli-có que en la provincia se evacuaron más de 10 000 personas, y en la mañana quedaban menos de 2 000 en centros y casas de familias y amigos.

En un análisis preliminar de los daños, subrayó que el impacto del ciclón categoría I se sintió más en los municipios del oriente, Consolación del Sur, Los Palacios, La Palma y Viñales, por cuya localidad de Puerto Esperanza salió al mar, cerca de las 9:30 de la noche.

Señaló que en las viviendas no hubo muchas afectaciones; el principal efecto está en las redes eléctricas, donde se trabaja desde muy temprano de ese sábado para ir restableciéndolo. En la agricultura, las mayores consecuencias están en los cultivos de plátano, maíz y yuca, aunque no son graves.

Estamos en el proceso de recuperación, con la intención de restañar los daños en el menor tiempo posible las consecuencias de Ida, enfatizó Ramos Moreno.

Con vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, Ida, con sus chubascos y lluvias, afectó inicialmente a la Isla de la Juventud, donde el sistema electroenergético sufrió los mayores daños, con la caída de postes y tendidos.

El intendente del municipio especial, Adiel Morera Macías, informó sobre las afectaciones a las viviendas, principal-mente en cubiertas ligeras, mientras que en la agricultura el impacto del ciclón se sintió especialmente en áreas de plátano.

Pese al azote del evento, la Isla de la Juventud empezó el día con sus servicios a la población funcionando, se limpian las calles de las diferentes localidades y se va restableciendo con agilidad el servicio eléctrico.

En la videoconferencia presidida por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, el gobernador de Artemisa, Ricardo Concepción Rodríguez, comunicó que en la mañana ya estaba funcionando cerca del 40 por ciento del servicio eléctrico, el más afectado en la provincia.

Los municipios más impactados fueron los del occidente, San Cristóbal y Candelaria, donde aún el fluido eléctrico no estaba listo, mientras que en otras jurisdicciones algunos circuitos continuaban apagados. Se trabaja arduo para en el menor tiempo posible volver a la normalidad, subrayó.

Reinaldo García Zapata, gobernador de La Habana, informó que en la capital no hubo daños de consideración, aunque en la electricidad se afectaron más de 50 circuitos.

Las autoridades provinciales y municipales de la capital prestan ahora especial atención a los edificios en condiciones críticas, para tras las lluvias, ante la amenaza de derrumbes, actuar con celeridad.

En Mayabeque, los prejuicios mayores, y no fueron muchos, están en el municipio de Quivicán, en el oeste, explicó la gobernadora de la provincia, Tamara Valido Benítez.

La reunión del Grupo temporal de trabajo para la prevención y control de la COVID-19 evalúo el comportamiento de la pandemia en las últimas jornadas, donde la tendencia a la disminución de casos positivos exige más responsabilidad individual y colectiva tanto institucional como ciudadana.

En lo videoconferencia, cada autoridad provincial informó sobre la situación en sus localidades y las acciones para continuar enfrentando al nuevo coronavirus, incluido la disponibilidad de oxígeno, que todavía sigue siendo muy tensa. (Presidencia Cuba)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *