logo


La Habana, 30 ago.- La intelectual cubana Graziella Pogolotti dedica su artículo titulado Emilito, que publica hoy Juventud Rebelde, a evocar a Emilio Roig de Leuchsenring, recordado, sobre todo, como historiador de la ciudad.

Recuerda que Emilio nació el 23 de agosto de 1889 y que su proyección en la sociedad y cultura cubanas desbordó esa obra fundadora, sin duda importante.

Añade que “Sus empeños se unieron a los esfuerzos de la generación emergente, surgida a principios del siglo XX con el propósito de rescatar la esperanza en el país, luego de la frustración causada por la intervención norteamericana al cabo de 30 años de lucha a favor de la independencia”.

Emilio Roig hubiera podido acomodarse al disfrute de las ganancias derivadas de la administración de un prestigioso bufete de abogado. Optó, en cambio, por responder al llamado de una vocación de servicio, dice

Pogolotti agrega que desde su tempranísima juventud practicó el periodismo en publicaciones de la más diversa naturaleza. En sus artículos de Carteles, revista de amplia difusión, sostuvo con valentía una posición crítica ante la tiranía de Machado. También tuvo a su cargo la redacción de la revista Social, en la que desempeñó un papel decisivo en respaldo a la renovación vanguardista de las artes y las letras.

Destaca que con su autoridad y prestigio bien ganados, su personalidad se proyectó como eje articulador del activo y heterogéneo Grupo Minorista.

Lo recuerdo todavía. Era yo muy joven entonces. Estaba a punto de iniciar mis estudios en la Universidad. Inquieto siempre, podía manifestarse en términos explosivos como lo hizo en ocasión del ultraje de los marines norteamericanos a la estatua de José Martí en el Parque Central cuenta Pogolotti en su atículo.

En las noches silenciosas de la Plaza de la Catedral, bajo los portales del Palacio de Lombillo, organizaba ciclos de conferencias sobre historia de Cuba. Aquellas charlas despertaron mi interés por conocer los vericuetos ocultos de la historia de mi país. De ese modo, Emilito proseguía, incansable, su prédica emancipadora, asegura la escritora. (ACN) (Foto: Jorge García / Juventud Rebelde)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *