logo

Camagüey, 2 sep.- Cuba despertó este miércoles con la triste noticia del fallecimiento del Caballero del Son. Los camagüeyanos amanecieron consternados con la pérdida de uno de sus coterráneos más ilustres, un exponente de la cultura local y nacional: Adalberto Álvarez. 

Habitual era verlo con una prominente sonrisa, disfrutando el placer de hacer feliz a su público con cada melodía que producía, hacerlos bailar con sus éxitos, muchos de los cuales se convertían en clásicos del repertorio popular nacional.

Y así, siempre feliz y defendiendo el género que le apasionaba, es como se le recordará en toda Cuba.

A la periodista Mónika de los Ángeles Escobedo Artola, de Radio Cadena Agramonte, los camagüeyanos expresaron lo que significa para ellos, y para la cultura nacional, la pérdida este gigante de la música popular bailable.  (Foto: Suena Cubano)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *