logo

Camagüey, 2 sep.- La COVID-19 también se combate desde los laboratorios de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte  Loynaz, donde Frank Montalván Labrada, profesor instructor del Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Aplicadas, elabora tubos conectores para los cilindros de oxígeno medicinal.

“Debido a una experiencia que tuve en un curso de Técnicas de Cristalería me brindé, para a partir de tubos que se funden a una determinada temperatura, elaborar conectores con doble y triple acceso de vía para beneficiar a más pacientes con un solo cilindro de oxígeno y que sea mayor la capacidad de rendimiento”, explica. La misión que asume este joven docente es muestra de que, con creatividad y la búsqueda del bien común, se pueden superar todos los desafíos.

“Elaboramos estos tubos conectores con las materias primas de nuestros laboratorios, específicamente trabajamos en el de Fitoquímica y Síntesis Orgánica; además de eso también fabricaremos codos que se acoplan a los ventiladores pulmonares para así contribuir a esta batalla”, agrega. 

Lea también: En Camagüey, la solidaridad viaja en moto (+ Audio y Fotos)

El esfuerzo, la dedicación y el compromiso con la labor que se realiza siempre genera excelentes resultados. Para el profesor Frank Montalván apoyar en el combate contra la peligrosa enfermedad desde su especialidad, es el mayor de todos.

“Me siento muy orgulloso y satisfecho de poder colaborar en el enfrentamiento a la COVID-19 desde mi puesto de trabajo. Me decían que si no me importaba haber sacrificado mis vacaciones, y respondí que un revolucionario no tiene vacaciones siempre que pueda ser útil. Estoy feliz de brindar mi aporte como docente, como revolucionario y cubano”. (Mónika de los Ángeles Escobedo Artola/ Radio Cadena Agramonte) (Fotos: Tomadas del perfil de Facebook del entrevistado)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *