logo


París, 6 sep.- “Ha sido una muy buena participación de Cuba en los XVI Juegos Paralímpicos de Tokio 2020”, dijo el jefe de delegación Raúl Fornés Valenciano, en esta ciudad, durante la escala realizada para continuar viaje rumbo a La Habana.

“El hecho de que nuestros 16 atletas compitieran después de haber atravesado por una situación tan compleja, no solamente por la pandemia de la COVID-19, sino por todas las vicisitudes que conoce nuestro pueblo, ya fue un éxito”, abundó el directivo cubano.

Se refería Fornés a las complejidades para asistir a las lides clasificatorias, muchas veces sin tener iguales posibilidades que sus rivales.

“Si a eso sumamos que de 16 atletas 12 quedaron entre los primeros ocho lugares, eso habla de efectividad, de eficiencia y del empeño que pusieron a la hora de la competencia”, agregó.

“Omara es un ícono del deporte en Cuba. Hay muchos deportistas y Glorias en Cuba, pero en este momento debemos resaltar a Mijaín López entre los atletas convencionales y a ella entre los que poseen alguna discapacidad, apuntó”.

Al respecto agregó “y no solamente en nuestro país. O sea, Omara es una figura reconocida a nivel mundial con sus ocho medallas de oro”, expresó el también vicepresidente primero del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder).

“Ella ha sido esa figura que sirve de guía al resto de nuestros atletas y un ejemplo es Yankiel Robiel Sol, quien llegó a Tokio sin ninguna expectativa de podio, con pocas posibilidades según los más entendidos, pero puso todo su empeño, se dijo puedo hacerlo y fue nuestra gran sorpresa en esta paralimpiada”, consideró.

“Con solo 18 años de edad implantó récord paralímpico de 7.46 metros en el salto largo (clase T46-T47) y se trata de una gran promesa de cara al futuro”, reconoció.

“No cabe dudas de que Omara tiene fuerza y condiciones para estar en los Juegos Paralímpicos de París 2024. Solo depende de su propia decisión”, destacó.

“No ha informado que quiera dejar el deporte, por el contrario ha dicho que mientras tenga fuerzas seguirá compitiendo por Cuba, por su pueblo, así que el futuro dependerá de lo que se proponga, ya que es Omara contra Omara”, reflexionó el también diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

“Sobre la eficiencia, el 25% de nuestros atletas obtuvo medallas -cuatro de 16-, mientras que la relación medallas-atletas exhibe un muy favorable 37.5. Hay que revisar cómo se comportaron el resto de los países, pero creo que solo nos supera China, una potencia que ha arrasado en estas paralimpiadas”, explicó.

“Hay otros países también muy buenos, como Brasil, con muchas medallas para América, pero tuvo una delegación muy grande”, evaluó Fornés.

“El 75% de los integrantes de nuestra delegación se ubicó entre los ocho primeros lugares, un dato indiscutiblemente alto y superado por muy pocas naciones en el mundo”, argumentó.

“Tuvimos atletas lesionados que ya están recuperándose. En ese caso está el judoca Yordani Fernández Sastre, de lo cual no hablamos y él tampoco se ha justificado. Imprimió todo su esfuerzo, quiso superarse por encima de la lesión y buscó su medalla, pero no la pudo alcanzar. Y Ángel Jiménez, de salto largo, quien sufrió una lesión en el femoral y aun así quedó en el noveno lugar”, destacó Fornés.

“Lo que hizo Guillermo Varona fue una heroicidad. Se superó a sí mismo en tres ocasiones, rompió su récord personal, implanto récord nacional y para las Américas. Hizo una competencia excepcional. Quedó en cuarto lugar, pero es una promesa para París 2024. No tenemos ninguna duda que ahí hay una medalla”, precisó.

“Leinier Savón era un consagrado en la velocidad, pero en el salto largo hizo una hombrada al romper el récord de las Américas. Con un salto, el último, como hacen los campeones, y tras lo ocurrido en los 100 metros, se repuso y logró la medalla de plata. Hay otra promesa en él”, admitió.

“Nosotros debemos trabajar muy fuerte en el movimiento paralímpico cubano. Los atletas que tenemos hoy son muy buenos, tienen tremendo empeño, pero todavía afrontan limitaciones. Hay que lograr una estrategia que permita el desarrollo en todas nuestras provincias con las potencialidades y posibilidades de que gozamos”, indicó.

“Contamos con un sistema de educación que nos permite utilizar como pre-eide las escuelas de sordos e hipoacúsicos, de ciegos y débiles visuales, de personas con discapacidad física e intelectual. Hacia ahí tiene que ir la estrategia”, consideró.

“Estuvimos intercambiando con el presidente del Comité Paralímpico Internacional, Andrew Parsons, buscando apoyo en cuanto a la superación. Tenemos la necesidad de capacitar entrenadores, árbitros, clasificadores. No tenemos eso hoy e indudablemente nos limita mucho”, expresó.   

Ejemplificó con la pesista Leydi Rodríguez Rodríguez, quien levantó todo lo que se propuso, pero no fueron válidos sus movimientos por problemas técnicos. Hay detalles en este tipo de deporte que por no dominarlos, por entrenar siempre con ese error técnico, se falla aunque hagas el peso. Eso le sucedió a Leidy, comentó.

“Tenemos que trabajar, preparar por provincias a más profesores, árbitros, clasificadores y potenciar el deporte en la base. Vamos por buen camino, se ha ido logrando un mayor entendimiento en todos los niveles de dirección y hacia ahí tiene que ir dirigida la atención”, aseguró.

“Vamos a organizar una estrategia precisa y coherente que nos permita tener una delegación más amplia en París 2024, y con la vista en Los Ángeles 2028 pensar en una representación mejor preparada y que alcance resultados superiores”, concluyó Fornés. (Texto: ACN) (Foto: Mónica RF, enviada especial)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *