logo

Hallazgos científicos revelan que desierto arábigo estaba repleto de vegetación


Ni siquiera las dunas perennes del desierto arábigo han estado ahí desde el inicio de los tiempos. Arabia fue alguna vez verde, según un estudio reciente del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

Específicamente durante la Edad de Piedra, el ecosistema sirvió como un paraíso de descanso para los grupos migratorios de seres humanos, hace cientos de miles de años. Bajo la fuerza inexorable del cambio climático, sin embargo, ese oasis se perdió.

Un fenómeno meteorológico conocido como lluvias monzónicas propició que la península arábiga gozara, durante milenios, de un paisaje repleto de vegetación. Los científicos encargados de la investigación llegaron a esta conclusión debido a las herramientas encontradas en las dunas de la región, al norte de África y al suroeste de Asia. Esto se debió a los grandes lagos que ahí existían.

En total, se tiene registro de 5 grandes cuerpos de agua con edades distintas. Hoy en día, este espacio lleva el nombre de Khall Amayshan 4, o KAM 4, y cuenta con sedimentos de los lechos de los lagos antiguos. En las profundidades —hoy convertidas en arena—, se encontraron piedras talladas que sugieren presencia humana consistente. También se encontraron rastros de hipopótamos, ganado salvaje y otros animales, según la cobertura de Science News.

Los hallazgos fueron publicados en Nature, y revelan la posibilidad de que grandes grupos de homínidos visitaran la región de Arabia verde durante la Edad de Piedra. En aquel entonces, se estima que el clima era húmedo, y favorecía que estos seres humanos primitivos vivieran temporalmente ahí, según el arqueólogo Huw Groucutt del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania.

Según Groucutt, Arabia no fue la única que alguna vez fue verde. Por el contrario, los desiertos de China y las regiones aledañas también sufrieron cambios radicales en sus ecosistemas, que actualmente están recubiertos en su totalidad por arena. Hoy sabemos que, antes de que estos cambios sucedieran, grupos humanos prehistóricos se establecían ahí temporalmente para fabricar alimentos, cazar y practicar carpintería.

De acuerdo con el equipo de científicos alemanes, estos artefactos fueron confeccionados por Homo sapiens y Neandertales. Algunos datan de hace 125 mil años, mientras que otros son más recientes, de hace 75 mil. Esto coincide con la llegada al actual Medio Oriente de ambas especies, explica Groucutt, que pudieron haber alcanzado una Arabia verde 20 mil años más tarde.

Hachas, cuchillos, restos de flechas y otras herramientas prehistóricas fueron encontradas en el sitio KAM 4, según escribieron los autores en un comunicado. Después de permanecer en la península arábiga, estos grupos humanos se siguieron su camino evolutivo buscando otros territorios para establecerse, de manera cada vez más definitiva.

 Los hallazgos confirman que esta zona del planeta sirvió como un canal de dispersión de homínidos. El cambio en el ecosistema arábigo fue fundamental para que llegaran a su lugar de asentamiento final. (Texto: National Geographic) (Foto: Getty Images)

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *