logo

Brasilia, 8 sep.- El Supremo Tribunal Federal (STF) tiene en agenda retomar hoy el juicio sobre el llamado marco temporal que definirá la vida de los pueblos indígenas y el futuro de la demarcación de sus tierras en Brasil.

El 2 de septiembre, el STF aplazó para este miércoles la sesión en la que el procurador general de la República, Augusto Aras, se opuso a ese criterio transitorio.

Aras se posicionó en contra de la limitación temporal en el caso de los indígenas Xokleng, del sureño estado de Santa Catarina, actualmente en análisis en el Supremo.

Sin embargo, propuso que todos los procesos de circunscripción de terrenos aborígenes se discutan caso por caso, como ya se hace.

Entre el miércoles y jueves de la pasada semana, el pleno del STF escuchó 39 alegatos orales de los interesados en la cuestión y de las partes del caso.

Ahora el primero en votar será el ministro ponente, Edson Fachin, quien publicó en julio su voto cuando el debate estaba en curso de manera virtual.

El marco temporal llegó al STF a través de una demanda de recuperación presentada por el gobierno de Santa Catarina contra el pueblo Xokleng, en relación con la Tierra Indígena Ibirama-Laklãnõ, donde también viven nativos guaraníes y kaingang.

Lo que se discute en el juicio es si, para el reconocimiento de un área como territorio originario, resulta necesario probar que el pueblo indígena ocupaba ese espacio en el momento de la promulgación de la Constitución de 1988.

Desde 2017, el Estado invoca la tesis del hito temporal para reclamar el territorio.

En total, 84 juicios sobre el mismo tema están suspendidos y a la espera de una decisión de la corte superior.

Representantes de organizaciones y comunidades aborígenes denunciaron en el Supremo la pasada semana que ese marco resulta inconstitucional y, por lo tanto, no puede ser utilizado como criterio para la demarcación de tierras.

Rafael Modesto dos Santos, de la etnia Xokleng, implicada en el litigio, denunció que actualmente existe un escenario de inseguridad jurídica y violencia contra los indígenas y el hito temporal legalizaría actos ilegales cometidos antes de 1988.

Mujeres nativas de unas 150 comunidades de todo el país llegaron ayer a Brasilia, donde se unirán este miércoles a los más de mil manifestantes que llevan tres semanas acampados para acompañar el resultado del juicio en el STF.

Para mañana organizan en esta capital la II Marcha de Mujeres Indígenas. (Texto y foto: PL)

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *