logo


La Habana, 10 sep.- Tras la decisión de reabrir las fronteras a partir de la segunda quincena de noviembre, Cuba se prepara con vistas a recibir a los viajeros internacionales.

Juan Carlos García Granda, titular del Ministerio de Turismo (MINTUR), explicó durante su comparecencia en el programa radio televisivo Mesa Redonda que esta medida requiere del apoyo de todos los sectores de la economía del país.

Debemos restablecer la actividad con altos estándares de calidad y satisfacción, y los trabajadores deberán interiorizar la responsabilidad del cumplimiento de los protocolos sanitarios establecidos, expresó.

García Granda expuso que se trabaja en el acondicionamiento de los aeropuertos, a la vez que se negocia con las aerolíneas y turoperadores, e igualmente dijo que se prevé la apertura de toda la red extrahotelera.

Destacó que este sector es la principal locomotora de la economía cubana y juega un papel dinamizador del resto de las esferas del país como lo es, por ejemplo, la industria nacional, la cual abastece el 75 por ciento de las ofertas en materias primas e insumos a los centros hoteleros del archipiélago cubano.

Con más de 100 mil trabajadores, García Granda abundó que el reinicio de las actividades en el sector del turismo potenciará también el empleo estatal, además del impulso a los cuentapropistas vinculados al renglón.

Los últimos datos de la Organización Mundial de Turismo muestran que, durante los cinco primeros meses del 2021, los destinos mundiales registraron 460 millones menos de visitantes, comparados con igual periodo del 2019, comentó el funcionario.

El titular del MINTUR subrayó que, desde el 1ro. de enero hasta el 31 de agosto del año en curso, ingresaron a Cuba apenas 163 mil 743 visitantes internacionales, lo que representa dos millones 900 mil turistas menos que en la etapa anterior a la pandemia.

Añadió que a esto se le suma el impacto negativo del recrudecimiento del bloqueo económico y financiero de los Estados Unidos hacia Cuba, cuyas medidas afectaron la llegada de cruceros al archipiélago.

Igualmente fueron prohibidos los vuelos regulares desde esa nación al interior de Cuba, se incluyó a la mayor de las Antillas en la lista de países patrocinadores del terrorismo y se incorporaron instalaciones del turismo en el listado de entidades cubanas restringidas, abundó.

Recordó, además, que en marzo de 2020, tras el complejo escenario epidemiológico mundial, la actividad turística se redujo a cero y desde esa fecha solo pudieron operar algunas instalaciones localizadas en los cayos, Varadero y La Habana.

Esta nueva etapa que iniciará en noviembre no solo se trata de la economía, sino del bienestar de la población y de contribuir al impulso de una nueva normalidad en el país, concluyó. (Texto: ACN) (Foto: Cubadebate)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *