logo

Díaz-Canel instó a encontrar mecanismos efectivos de distribución para disminuir las colas que tienen que hacer las personas.

La Habana, 12 sep.- Incrementar el rigor social e individual en el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias, especialmente el uso del nasobuco en todo momento —hasta dentro de los hogares—, será lo que nos asegure los resultados del proceso de vacunación de la población cubana y lograr la eficacia y efectividad que estamos buscando en el enfrentamiento a la pandemia.

El concepto (vital y estratégico, aunque parezca sencillo de cumplir —cosa que no está ocurriendo—) fue reiterado una vez más por el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la reunión de este sábado del Grupo Temporal de Trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus.

En formato de videoconferencia con autoridades políticas y ejecutivas de todos los territorios, el Presidente de la República reflexionó sobre la actual etapa de enfrentamiento a la COVID-19, y alertó a los dirigentes de Villa Clara y Sancti Spíritus sobre el incremento de casos en ambos territorios en las últimas semanas, por lo que indicó una revisión de todas las medidas que están aplicando.

Con las autoridades de la Isla de la Juventud, indagó sobre la aparición de diez casos en reciente jornada como consecuencia del incumplimiento de los protocolos en un centro de aislamiento en Cayo Largo, lo que habla de que el esfuerzo de los pineros para continuar manteniendo el control de la enfermedad, pudiera echarse por tierra si se cometen errores.

Jorge Luis Broche Lorenzo, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, viceprimeros ministros, titulares de carteras, entre otros responsables, asistieron al encuentro, donde se analizó la disponibilidad de oxígeno medicinal, el servicio eléctrico y el parte diario de la COVID-19, que estuvo a cargo del doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Minsap.

El Presidente de la República orientó a las autoridades de los territorios seguir incrementando los ritmos de vacunación para cumplir el propósito de que en septiembre otros cinco millones de cubanas y cubanos —niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos— hayan recibido al menos una dosis de un inmunógeno.

Indicó también continuar trabajando para hacer un uso más eficiente del oxígeno medicinal en las instalaciones médicas y seguir creando las reservas que habitualmente se han dispuesto.

Otra orientación de Díaz-Canel fue incrementar la calidad de los ingresos domiciliarios de personas positivas a la COVID-19, lo que requiere una adecuada organización en la atención primaria, encabezada por el programa del Médico de la Familia. Hay mucho por hacer todavía en este sistema, en su organización, subrayó.

El Primer Secretario indicó a las autoridades territoriales prestar especial atención a los centros de aislamiento, donde es vital el compromiso, la profesionalidad y la sensibilidad de quienes atienden a las personas allí interna-das y a sus familias, que necesitan de esmero y mucha información.

Llamó también a continuar dándole seguimiento a los convalecientes de la enfermedad, quienes pueden desarrollar complicaciones días después de resultar negativos a la COVID-19.

Diaz-Canel analizó en el encuentro la continuada y creciente insatisfacción de la población con las colas en las tiendas e indicó encontrar más mecanismos para reducirlas, como la desconcentración de las ventas con la apertura de nuevos puntos de expendio.

En los territorios hay que seguir encontrando mecanismos de distribución para que las personas tengan que hacer menos colas y estar poco tiempo en ellas. Hay mucha insatisfacción, y es irracional que alguien esté cinco y seis horas en una cola, y a veces, cuando le toca el turno, hasta se acabó el producto o quedan menos ofertas. (ACN) (Foto: Estudios Revolución)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *