logo

La Habana, 21 sep.- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, sostuvo hoy que su país se une a las celebraciones por el Día Internacional de la Paz, con la convicción de que solo esta permitirá construir un mundo mejor.

A través de su cuenta de Twitter el mandatario ratificó el compromiso de la nación caribeña con la defensa de la vida, la esperanza y la reconciliación, en medio de un planeta agobiado por la COVID-19 y los conflictos militares.

La víspera, al intervenir en el segundo momento del debate sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible del 76 periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), el jefe de Estado convocó a renunciar al egoísmo y trabajar juntos para transformar el injusto orden internacional actual.

Construir el mundo que soñamos es una tarea descomunal, pero posible, si renunciamos al egoísmo y trabajamos en conjunto por transformar el injusto orden internacional actual, en uno más justo, democrático y equitativo, en el que, por fin, ánadie quede atrás, enfatizó Díaz-Canel en el foro.

Cada 21 de septiembre el mundo celebra el Día Internacional de la Paz, instituido por la AGNU y donde se promueve la no violencia y el alto al fuego por 24 horas.

Este año la mirada está centrada en el impacto de la pandemia de COVID-19, con la intención de ayudar a recuperarse, fomentar la resiliencia y transformar el planeta en uno más igualitario, justo, equitativo, inclusivo, sostenible y saludable.

En particular, Naciones Unidas señala que la emergencia sanitaria golpea con más fuerza a los grupos desfavorecidos y marginados, como revela el alcance de la vacunación contra la enfermedad.

En abril de 2021, a pesar de que se habían administrado más de 687 millones de dosis del inmunógeno, alrededor de 100 países no recibieron ninguna; además, las personas atrapadas en conflictos bélicos resultaron las más vulnerables en cuanto a la falta de acceso a la atención sanitaria.

El presidente cubano denunció que un orden internacional injusto y antidemocrático es la causa de las desigualdades y la exclusión que enfrentan las grandes mayorías, y acotó que, mientras prevalezca, las metas más nobles seguirán siendo una quimera. (PL) (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *